amando ahora – julio 2017

Hola a todes! ¿Qué tal va esta semana? Después de unos primeros días bastante ocupados, donde traté de ponerme al día con charlas largas, personas que hace tiempo no veía y estando de acá para allá, esta semana sí que me dediqué a descansar los días más feos, pero también a hacer tarea y correcciones que debía. Además, cumplí con algún que otro turno médico.

Este mes fue muy movido y lleno de ocupaciones. Sin embargo cuando me puse a ver los posts y mis favoritos de cada categoría, me encontré con que tengo un montón, que leí y vi cosas, recorrí, probé, etc. Incluso hice varias salidas digamos culturales copadas, distintas, pero pienso hacer un post aparte contando sobre ellas para que las tengan como ideas.

Como sea, hoy llega el turno del tercer o cuarto favoritos del mes. Me gusta este post porque funciona como un resumen, y además puedo hablar temas variados. Sobre todo lo hago porque me encanta ver los favoritos de las demás personas así que me parece divertido contar también los míos.

A algunas cosas simplemente las menciono porque no hay mucho para decir y de otras les cuento un poquito por qué soy minita fan. Tiene un montón de links para que puedan conseguir las cosas si les apetece, todos los que encontré, y siempre se abren en otra ventana para que puedan seguir leyendo el post tranquiles.

Make up

 

P1000387

Sobre estas bellezas estuve hablando un poco en Instagram y en el post de mi maquillaje marca registrada sino me equivoco. Es una paleta hermosa de sombras a la que hace mucho tiempo le tenía ganas, y unas brochas que más bien necesitaba. Quizá no necesitaba todas ellas, pero en este set había varias que venía buscando hace tiempo. Además del sobre rose gold divino en el que vienen, son hermosas y de excelente calidad. En general se consiguen brochas de ojos aceptables pero realmente la de base es incomparable, y hace que quede cualquier base muy muy natural.

La paleta es realmente increíble, yo tengo otra que se llama Nude spectrum de la misma marca y la verdad es que las sombras son de muy buena calidad, además de un precio aceptable. Suelen ser más delicadas y sutiles que otras como Urban decay y Too faced, mejores que las de no sé, Lancome o Dior -no tengo ninguna pero en algún momento las probé-, y el packaging es genial, compacto y súper portátil. En esta paleta en particular, además de estar todos mis tonos favoritos de la vida, las sombras tienen varios acabados, algunas satinadas, otras metalizadas, otras como con glitter. Esto me fascina y la hace súper versátil.

P1000393

Captura de pantalla completa 2972017 112143 a. m..bmp.jpg

Hace mucho que no me enganchaba con unos esmaltes y es raro que me vean hablando de ellos. Son sólo esmaltes. Tengo más de los que necesito y en general compro los más baratos. Pero había un 3×2 en Look y me llevé los tres que aparecen en las fotos. El rojo de L’oreal aún no lo probé. El rojo de OPI se llama Red my fortune cookie y es el que estoy usando ahora y es honestamente increíble. Un color veranil especial, entre rojo y coral, muy vibrante que se aplica muy fácil y que tengo puesto intocable hace una semana. El otro, el blanco es muy lindo y especial. Me encanta usar blanco en las uñas pero en general es difícil de usar. Tengo otro de OPI que es imposible, espesísimo. Este de L’oreal se llama Blanc de Lune (el mejor nombre del mundo, ¿no?), la fórmula es impresionante, el acabado muy delicado y el frasco es hermoso y sin inscripciones lo cual me encanta.

Ah, a las pestañas de la foto todavía no las probé. Nunca usé pestañas postizas, estas las estoy guardando para mi cumpleaños.

Skincare (y cuidado del pelo también)

P1000392

  • Foto protector Eucerin toque seco oil control
  • Shampoo seco a la leche de avena de Klorane
  • Bálsamo para labios Nivea Essential Care

No tengo mucho para decir sobre ellos, un día subí a Instagram essta foto después de una visita a Farmacity en la que me traje todo esto, y contaba por qué amo todos estos productos y los compro una y otra vez. En realidad el bálsamo azul de Nivea es la primera, usualmente uso el Nivea Med. Pero este me terminó gustando más, por ejemplo, para usar antes del labial. Todo lo demás es bello, más bien accesible y muy bueno.

Perchero

P1000502

Sobre los accesorios no me voy a extender porque ahí ven la foto y lo lindos que son. Todos estaban de rebaja. En cuanto al tapado, no puedo poner el link porque está agotado. Cuando lo compré había promociones bancarias y buscaba algo así hace tiempo, pero quería esperar a las primeras liquidaciones o descuentos para invertir en un buen tapado.

Quería uno negro, azul o gris. Pero todas las marcas están haciendo ese corte recto y largo, que la verdad no me favorece. Cuando vi este me enamoré. En donde me lo probé lo tenían sólo en blanco y claramente no era una buena idea, entonces empecé a llamar a las sucursales hasta que encontré una cerca de casa que lo tenía en rojo, no en negro, y me arriesgué.

Si bien el forro se hizo pelota enseguida y para el invierno que viene lo voy a mandar a cambiar, el tapado es hermoso. El corte es divino, el paño es increíble y todos me dicen algo cuando lo tengo puesto. Hace varios años, como diez, tenía uno similar que usé también varias temporadas y siento que, aunque intento usar cosas más neutrales, una prenda así me recontra identifica.

Librería

P1000677

Si bien por las vacaciones estuve probando varias cosas, me voy a quedar con los sellos y no voy a decir mucho sobre ellos. Los voy a invitar a que nos quedemos mirándolos y los amemos. Si quieren, pueden ver el post del miércoles donde doy detalles y muestro cada uno de cerca.

Libros

  • El kindle paper white 7ma. generación
  • Rabia, de Sergio Bizzio
  • Cae la noche tropical, de Manuel Puig
  • Teoría king kong, de Virginie Despentes

P1000514

Aaaah, qué paz me da esta foto, tiene todo lo que amo. Resulta que hace un par de semanas novio vio que en MercadoLibre había un ElectroSale y encontró este Kindle y en blanco estaba más barato. Él tiene el suyo hace mucho, y este era de una edición posterior. Me convenció y nos lo regalamos para mi cumpleaños.

Me cambió la mente a full. Ya hablé sobre el tema en Instagram y en Facebook a poco de tenerlo y muchas de ustedes también me dijeron que lo amaban. Para empezar, con un kindle encima se lee mucho más. Es muy chiquito y liviano y muy fácil de usar. Yo recibo muchas cosas del profesorado por mail y las leía en el celular cosa que es un poco una tortura, sobre todo por el tamaño y las interrupciones de las notificaciones. Con este bichito se terminó el problema, es todavía  más cómodo para leer en el bondi o en la cama que un libro de papel y la textura y la adaptación a la luz hace que se pueda ver perfecto en la oscuridad sin velador y a pleno sol. Los textos se suben como si fuera un pendrive o te los podés mandar por mail al kindle. Se carga con la compu y la batería dura muchas horas.

Y sobre todo, muchos libros en muchos idiomas a mucho menor costo que comprártelos uno por uno. Y ni hablemos del exceso de equipaje por llevar cinco libros en un viaje, ¿no?

En cuanto a los otros libros, seré breve porque ameritan su propio post un poquito más adelante. Cae la noche tropical es la novela sobre la que tuve que hacer un trabajito. Es en Rio y amo a Puig. O sea. Y de Rabia hablé en el post en el que recomendé libros para las vacaciones, que pueden ver acá. Sobre Teoría king kong quiero decir que es el texto que más me dejó pensando en los últimos diez años. Búsquenlo y léanlo, es muy corto. Full stop.

Pantallas

Para terminar quiero decir que siento que este post terminó siendo un poco más largo de lo esperado, aunque escribo posts largos. Y sólo voy a hablar de una youtuber y una serie.

Por un lado, en este mes me hice súper fan y vi todos lo videos de Violette, que es una maquilladora parisina que vive en Nueva York. Sí, todo lo que queremos ser. Los videos de ella son muy cortitos, con ángulos especiales y sonido ambiente, y siempre se maquilla en lugares icónicos de la ciudad o que ella ama. Tiene una relación súper amorosa con el maquillaje, como que siempre inspira o representa algo para ella. Y sobre todo, es súper minimalista y simple. Usa pocos productos, en general con los dedos, y el resultado es súper natural y refrescante. Incluso cuando se pone glitter en los labios el resto de la cara va fresco y siempre le queda elegante y divino. Se parece mucho a la idea que tengo yo del make up, aunque yo no tengo la piel tan divina como ella, me parece que lo que hace es muy inspirador.

Por otro lado, y el último lado de todos por hoy, me hice fansísima de Gilmore girls. Si bien hace mucho tiempo que no tengo tiempo de pasarme horas viendo capítulo tras capítulo de nada, esta serie me da muchas ganas de eso. Había visto capítulos sueltos pero la agarré desde la temporada uno, y voy de a poco, pero me sorprende sobre todo lo geniales que son los diálogos. Las chicas son pícaras y rápidas, y con el primer novio Rory le hace un planteo feminista. Hace diecisiete años, en boca de una adolescente. Yo sé que el feminismo la rompe en lo 70, pero acá estamos hablando de una escena cotidiana en una serie de consumo masivo. Brillante y espectacular. Y es la serie más genial y entretenida. Pasa a mi top 7 de series sin lugar a dudas.

P1000689Y de paso les dejo una foto de mi persona favorita (bueeee), y les hago un update personal. No le pregunté si está de acuerdo con que su cara aparezca aquí pero nos casamos en marzo y habemus luna de miel, lo cual luego de la fecha y el saloncito me parecía lo más importante, antes que el vestido y el fotógrafo (lo próximo), porque no hay nada mejor que viajar, espero que acuerden conmigo.

En fin, que espero que tengan una linda semana, un lindo mes y un agosto mejor. El domingo les muestro cómo va mi bujo del mes que viene.

Besotes mil, Flor.-

¿Favoritean algunos de estos amados?

¿Cuáles son sus favoritos de julio?

 

 

amando ahora – junio 2017

TIEMPO DE LECTURA: 4-6 MINUTOS

Hola a todes! Hoy último viernes del mes les traigo algo de lo que estuve usando y amando mucho durante este mes. Cansadísima pero cargándome un par de materias, bastante eficiente y con mucho café encima, llego al final de junio con un poco de frío pero muy motivada para el segundo semestre.

Les invito a pasarse por mis más queridos de estos tiempos y contarme cuáles fueron los vuestros.

Make up y skincare

P1000275

Aquaporin Active para piel normal a mixta de Eucerin, es una cremita liviana que se absorbe enseguida y que parece que hidrata de verdad. No tengo mucho más para decir, la compré con un descuentito de Farmacity y la uso de día antes del protector solar los días que tengo la piel más sequita, que son todos estos fríos.

La vitamina C de ROC, que es súper divertida porque ponés una presión del tubito y después la misma cantidad del pomito, lo mezclás y te lo ponés. Creo que es por algo de la inestabilidad de la vitamina C. Cuestión que es 16% y aunque leí que es un porcentaje mayor a lo que la piel puede absorber, o sea que no tiene sentido que sea más de 10, es un serum con el acabado más bello y aterciopelado del mundo y realmente me estuvo sirviendo para iluminar la piel, y se notó enseguida.

Lo compré también con descuento porque quería probar, pero para saber cuánto vale la pena tendría que ver cuánto rinde para ver si repito, porque es un producto caro.

P1000261

Masterpiece Transform de Max Factor. No sé qué es esta brujería pero con mis máscaras preferidas de Maybelline nunca tuve las pestañas así, ni por asomo. Es muy oscura súper negra y con un par de pasadas las pestañas quedan muy increíbles. No me resulta para el día a día, ni es fácil de usar como para el colectivo es para ocasiones especiales, de una incredibilidad absoluta.

Perfect Slim de L’oreal. Siempre ando con un delineador de estos para el cat eye de cada día, porque aunque prefiero el delineador en gel, no me gusta andar ensuciando pinceles todos los días. Es fácil de usar, flexible, bien negro y se la banca todo el día. Antes usé el de Natura, el de Maybelline uno anterior de L’oreal y todos me funcionaron bien, así que quise probar este, y no me defraudó. Recomiendo.

Soft matte lip cream de Nyx en Budapest. No todos aman esta fórmula y esta línea de labiales mate que no son tan mate, porque son en mousse, tardan mucho en secar y no son completamente intransferibles. A mí me gustan porque quedan bien finitos y cómodos y porque tienen tonos hermosos. Este es un nude como con malva bastante oscuro, bien otoñal. A mis alumnas les encanta cuando lo uso, por eso le tengo un cariño especial. Lo puse en mi post de labiales y esmaltes del invierno, y es el que más usé de todos ellos.

P1000262

Perchero

P1000269

Literalmente este es mi perchero y en ese rincón cuelgo mil mochilas y bolsos y un par de cajas de Dolce gusto de las que tengo que cargar los códigos. Sé que tengo que buscar otro método más Marie Kondo para ordenar esas bolsas colgantes pero P1000272por ahora sirvió para sacarle una foto al bolsito más lindo del mundo.

Es de Gorrión, se llama pequeño Ombú. Tiene el tamaño ideal para salir a pasear. Es de cuerina mostaza, bien texturada, con tela de pajaritos adentro, unos broches y correas geniales y lo mejor: se hace mochila y también alforja para la bici. Lo compré con un descuentito por el día del padre pero igual no es tan caro. Viene en negro, en visón, en un color obispo impresionante y hay un par de opciones de lona también. Tendría y usaría todos los colores.

Y agrego acá al final las dos piezas de un par que compré en We love Karenina. El choker Burano, que también viene en azul y me tienta mucho, y el collar Laguna, este último de la colección cápsula con Jannu de Fashionistarg.

Hace mil que no me compraba collarcitos para usar y me encantan, pero siempre busco y nada me termina de convencer. Esta vez que hubo algo que me llamó la atención no quise dejar pasar la oportunidad, y la verdad son lo más. Nunca se lucen en mis fotos, pero no puedo dejar de usarlos y mirarlos. Ante todo me sorprende lo lindos que son todos sus detalles y el hecho de que sus materiales son de re mil buena calidad. Además tienen perlas de agua dulce que me encantan.

P1000267

Librería y libros

P1000251P1000247

Tombow. Pueden imaginarse que esto iba a estar acá y creo que ya no tengo mucho más para decir. En el post del miércoles les declaré mi amor, les dejé muchas fotos usándolos, los colores que compré y links para que los puedan conseguir si les interesan.

P1000279

American Gods de Neil Gaiman. Este también era previsible, hace un par de semanas les conté en un post lo que estaba leyendo y aunque voy lento porque paré la lectura varias veces para estudiar para exámenes, es genial y siempre atrapante. Además, perfecto para leer en viajes nivel te pasás una estación con el tren y vale un poco la pena. No puedo recomendarlo más, pero si quieren vayan a ese post donde les doy un poco más de info al respecto.

Pantallas

En esta sección pondría series y películas, como el mes pasado. Pero vi una o dos pelis nada más, que no amé tanto, y las series que estoy siguendo, que tampoco pude ver mucho, son las mismas de siempre.

En cambio quiero contarles de mis youtubers favoritas, que estos meses estoy amando más que nunca. Son Lily Pebbles y Anna Gardner, dos amigas inglesas, cada una tiene su canal. Los links van a los blogs de ellas y de ahí ustedes las siguen hasta donde quieran. Tienen unos 27, 28 años y me siento muy identificada porque les gusta un estilo para vestirse y para maquillarse muy parecido al mío, por eso me gustan todas las cosas que usan. Además tienen un humor muy fresco y últimamente casi todos sus videos están enmarcados en vlogs, lo que lo hace más espontáneo aún y las ves recorriendo Brighton, Londres y alguna que otra ciudad del mundo.

En estos días además Anna se casó haciendo una fiestita con pizza en su departamento, con un vestido blanco tipo común de fiesta y zapatos de leopardo. No la puedo amar más. Lily también se casó hace poco pero en una fiesta más tradicional aunque igual de vistosa. En todo siempre me inspiran y lo mejor es que están haciendo hace muy poco un podcast donde van a la casa de mujeres que son referentes para ellas, y el contenido es más profundo, cultural y adulto así que para mí crecen en otro nivel genial.

Al final del día son dos pibas comunes así que quizá pueden llegar a aburrir a otras personas pero bueno en mí el proceso de identificación es re intenso así que ámolas fuerte.

P1000236

Bueno, eso es todo por hoy, me despido con mi portadita de Julio, seguramente el último mes que aparezca en este querido cuaderno. El domingo les subo el post mostrándoles cómo estoy planificando el mes, qué colecciones puse y saqué, un poquito de cómo quedó junio y ETCÉTERA. Los espero no me fallen venga con ropa cómoda para jugar.

¿Amás algunos de mis amados?

¿Cuáles son los favoritos de tu junio?

 

¿cuánto tiempo para planificar?

TIEMPO DE LECTURA: DE 4 A 6 MINUTOS.

Hola a todes! ¿Cómo va este domingo invernal con temperaturas de primavera? Espero que estén aprovechando este finde para hacer esas cosas que no podremos hacer -sin afectar nuestra salud- por unos meses, como usar vestido con medias finitas, tomar cerveza al aire libre y hacer unos mates en la vereda.

Hoy les traigo un post que empieza con esta frase. Después de leerla, piensen qué piensan sobre ella, me cuentan en los comentarios de abajo y siguen leyendo:

“Hacéte un bullet journal así cuando terminás de armarlo no tenés tiempo para nada más.”

Hace un tiempo leí esta frase en una red social y está relacionada con un montón de prejuicios acerca de lo que es planificar, y en particular con nociones equivocadas sobre el bullet journal, ideas que también desde la comunidad de bulletjournaleros nos encargamos de transmitir, por supuesto sin malas intenciones.

P1000232

Los prejuicios

En este post voy a hablar de algunas de estas ideas, pero lo que me parece más útil es primero ponerle nombre a estos prejuicios:

  • Planificar lleva mucho tiempo, por eso es sólo para gente que tiene tiempo de sobra. Si estás hasta las manos, ni siquiera tenés tiempo para pensar lo que vas a hacer a continuación.
  • Planificar da trabajo. Es preferible ir haciendo lo que se pueda, lo que uno tiene ganas, posponiendo lo que no nos interesa finalmente en el tiempo restante podemos pasarla bien.
  • Planificar va a contramano del deseo. Si planifico, convierto todo en compromisos y obligaciones y termino cumpliendo con los demás y nunca conmigo.

Luego, a partir de estas ideas -para mí, erróneas- sobre de qué se trata planificar y para qué es, vienen las ideas sobre bullet journal, que para mí también están equivocadas:

  • El bullet journal lleva mucho tiempo. Es un proceso lento y elaborado.
  • El bullet journal es para quienes les gustan las manualidades, tienen linda letra, saben dibujar.
  • El bullet journal es para personas organizadas, pues yo no me hago tiempo para sentarme a planificar y escribir todos los días.

Creo que la mayoría de estas ideas tienen que ver con algún tipo de fantasía cinematográfica -y de otras ficciones que se fueron construyendo a partir de otros medios- que generó unos personajes artísticos, bohemios y espontáneos. Una mujer distraída y desestructurada que viene a enamorar al hombre que está en una pareja estable con una chica normal y organizada. O, por otro lado, el varón libre y en general pobre que viene a patear el tablero de la señora de su casa y liberarla de sus ataduras sociales.

Siempre la organización queda en el lado negativo de la vida. La planificación es para los aburridos, los que no dejan espacio a la espontaneidad, a la libertad. La planificación es parte de un mundo adulto, de mercado y siempre siempre, va a contramano del placer.

 

Mi opinión

Hace tiempo aprendí que planificar es una manera de empezar a modificar hoy lo que quiero ver de diferente en mi vida más adelante. Esta frase la uso mucho y si venís leyendo mi blog, ya la habrás visto.

Para mí es clave la doble acción de planificar. Por un lado, la de sentarme a imaginar y pensar qué cosas tengo que hacer y qué cosas quiero hacer, para dar prioridades y, de hecho, dejar afuera de mi vida todas las cosas que no estén en ninguna de esas listas. Esta acción apunta al futuro.

Por otro lado, hay un movimiento que viene desde el pasado y el presente que tiene que ver con la sensación de tener cosas resueltas, de sacarse de encima cosas, esa libertad y liviandad de haber hecho.

Y en este sentido, para mí es clave la sensación de que el tiempo tiene otro rendimiento. No en el sentido productivo de mercado, si no en tanto me va quedando claro que cuando saco de mi camino esos bloques monumentales que implican obligaciones -organizar las clases de la semana, pagar impuestos, hacer la tarea del profesorado, corregir-, queda muchísimo tiempo libre para disfrutar.

Al revés no tanto. Cuando uno va dejando para último momento las cosas, en el medio hay un espacio desorganizado de descansos mal aprovechados, actividades parasitarias que también nos desgastan y cierta cuota de culpa. Y luego, cuando nos ponemos hacer lo que tenemos que hacer, además de algunos intereses, las cosas se pagan con corridas, cansancio y en general, se hacen mal o se incumplen.

P1000233

No es para hacer más cosas, es para hacer lo que yo quiero

En cuanto a cómo planificar. Hay muchos medios válidos y cada cual tiene sus pro y sus contras. El bullet journal, que es este método analógico y flexible -las características a las que no voy a renunciar- es una forma simple y diaria de plantearse y conseguir objetivos.

El bullet journal puede ser un proceso tan simple o elaborado como cada uno quiera, pero siempre considero mejor empezar por la simpleza. De hecho, creo que muchas personas que empiezan difícil o lo abandonan o lo van simplificando. No sólo me parece importante hacer estructuras sencillas si no también que su estética lo sea. Y no solamente por el tiempo, si no porque en general queda más lindo. Y termina siendo más útil.

Si ustedes ven las fotos de este post, u otras de mi bujo, pensarán que es bastante pintoresco. Sin embargo, los pocos elementos que lo decoran tienen su utilidad y llevan muy poco tiempo. Para quien dibuje bien podrán ser dibujos, para mí es el lettering y las washitapes. Pero no hay habilidades especiales de ningún tipo.

Creo que la creencia de que lleva mucho tiempo o de que sólo las personas virtuosas en artes plásticas lo pueden hacer tiene que ver con que las fotos de esos bujos pueden ser muy lindas y consiguen muchos likes y difusión. No porque la mayoría de nuestros bujos se parezcan a esos.

Finalmente, lo que es para mí más irrisorio es la idea de que el bullet journal es para personas organizadas. Yo ciertamente no lo soy. Soy caótica e indisciplinada conmigo misma. Con mis rutinas, con mi alimentación, con el orden de mi casa. Soy procrastinadora. Por esa razón es que busco permanentemente métodos que me ayuden a automatizar el orden de mi vida, para después tener tiempo de todo lo demás.

Y porque además, es más relajado y descansado saber dónde están las cosas, qué cosas hay que resolver hoy y cuáles ya están hechas, estar tranquilos, bien peinados y desayunados ayuda a poner nuestras energías y pasiones donde vale la pena, nos regala espacios en blanco para que la creatividad se haga lugar y todo eso, es bastante agradable y mucho más fácil de lo que podemos pensar cuando transitamos la cresta del quilombo.

P1000234

¿Cuánto tiempo para planificar?

Una vez por mes, de media hora a una hora para diagramar todas las colecciones mensuales, previo revisar qué cosas no funcionaron tan bien del mes anterior. Una vez por semana, diez a quince minutos para armar la estructura semanal. Esto siempre lo hago en casa.

En el día a día, no más de dos minutos. Real. Puede ser a la noche, cuando apago todas las pantallas. O apenas llego a trabajar, con el té de la mañana, saco mi bujo y programo mi jornada laboral, además de revisar qué me trae el resto de la tarde.

Eso es lo que tardo yo en bulletjournear. Al principio del año o cuando comienzo un nuevo cuaderno, puedo tomarme algunas horas viendo estructuras nuevas o practicando algún borrador. Pero esto es bastante innecesario, sería posible hacer siempre lo mismo, en los mismos cuadernos si nos funciona, y ese proceso estaría bastante abreviado.

Como última de las conclusiones, me gusta el bullet journal porque es una forma de diseñar visualmente mi vida, de programarme para disfrutar de mi rutina y de las elecciones vocaciones que hice y que hoy me hacen ser quién soy. De hacerme cargo de mí misma y de mis proyectos, para lograr darle prioridad a los tiempos, espacios y personas que de verdad valen la pena.

P1000236

Este post está ilustrado por imágenes de mi bujo de esta semana de junio y la portada de julio. Para armarlas, tomé el tiempo. 15 minutos. Me levanté a eso de las diez sin despertador, porque ayer salí a tomar una cervecita con amigas y regresé a eso de la 1 y necesito recuperar horitas de sueño, me lavé la cara y los dientes, me puse protector solar, hice sendos chai latte para novio y para mí y mientras desayunaba hice todo el proceso que ven en las fotos de este blog. Es un ritual por demás relajante, disfrutable y sobre todo, simple.

Después salí a comprar verduras para hacer un almuerzo un poco más equilibrado que la cena de ayer. Y la de antes de ayer.

Si bien el resto de las colecciones del mes las voy a ir haciendo durante la semana, quería ya dejar la primera página lista para pensar qué cosas quiero tener presentes esta semana de cara al mes que viene.

Si les gustó este post, los invito a seguir el blog para que les llegue un mail cada vez que haya un post nuevo y no se pierdan ninguno. Esto sucede los miércoles, los domingos y algunos viernes. Además, pueden seguir el asunto en Facebook y en Instagram, lugares donde siempre hay fotitos, historias y actualizaciones de diferentes tipos.

Espero que les haya servido y gustado este post y qué me cuenten sus opiniones y experiencias. Que tengan la más genial de las semanas planificadas. Ya saben que eso deja mucho tiempo y espacio para las sorpresas.

¿Qué es para ustedes planificar, programar, organizar?

¿Cuánto tiempo les lleva su rutina de planificación?

Qué estuve leyendo

¡Hola a todes! ¿Qué tal va este viernes bárbaro? Yo estoy acá tratando de terminar entera esta semana intensa pero llena de misiones cumplidas. Hoy les traigo un post cortito, de esos que se leen en el colectivo o en el lunch break, contándoles un poco qué vengo leyendo.

Como a muchos de ustedes les había gustado la reseña que hice de la Feria del libro y a mí me gustó escribirla, también varios de ustedes me pidieron que vaya reseñando un poco a medida que fuera ingiriendo los libros que había comprado. Como, además, pocas cosas me gustan más que tener, leer y hablar de libros, les traje estas letritas.

El elegido en su soledad – Liliana Bodoc

Captura de pantalla completa 262017 54310 p. m..bmp

A este lo puse en mis favoritos de mayo ya que fue, básicamente, el libro del mes pasado. Es el segundo de la saga Tiempo de dragones y, como todo lo que hace Liliana, tiene todo mi amor. Liliana Bodoc, para los que no la conocen, es una escritora mendocina que escribe todo lo que yo hubiera querido escribir, como yo quisiera y sé que nunca escribiré.

Cuando leí La saga de los confines se me partió el cerebro en dos. A cualquier lector con ganas de leer se la recomiendo. A los que quieren empezar a leer y buscan algo “que los atrape”, a los que les gusta mucho leer y quieren una nueva saga “que los enamore”, a los que están desencontrados con la lectura y se la quieren llevar a la playa. A los que aman las frases hermosas. A los que les gusta el realismo mágico, y la épica, y el Señor de los Anillos o Game of thrones . A todos les insisto y les pido que la lean.

Después leí otras cosas de la misma autora y siempre tengo una sensación de conmoción, de apasionamiento, de relación gastronómica y táctil con lo que estoy leyendo. Es una literatura que me envuelve y me sensibiliza. Tiempo de dragones es dura. Tiene todo lo que tiene que tener una saga de alto vuelo: pueblos enfrentados, magia, personajes increíbles, dragones pero también tejedoras, y dioses diminutos. Todo lo que toca Liliana es chispeante pero también profundo.

El elegido en su soledad es la segunda entrega, que no puede ser sin la primera pero que también necesita continuación y no me hubiera quedado del lado de afuera esta vez. Es una historia dinámica, intensa y tensa, áspera pero bella. Y también están esas frases de tejido precioso que caracterizan a Liliana, y que siempre me gusta dibujar. Les dejo algunas.

100_2043P1000071

American Gods – Neil Gaiman

P1000107

Conozco a Neil Gaiman hace tiempo pero no lo había leído nunca hasta que una tarde me quedé en Cúspide con un café y me leí las primeras cincuenta páginas de Neverwhere. Apenas pude me la compré y la devoré entre mudanzas y siestas calurosas en verano. Les hablo un poquito de esa novelita maravillosa, con todo lo otro que leí en verano, en este post.

Hace mucho que quería comprarme American Gods pero uno tiene siempre otros libros que todavía no leyó, y siempre encuentra lecturas más urgentes o baratas. Así que con los descuentos de la feria del libro le hinqué el colmillo y desde que terminé el de Bodoc y arrancó junio que no se lo saco.

Si bien voy por las primeras doscientas páginas, interrumpo un poquito el ritmo cuando llega un examen y lo leo en salas de espera y transportes públicos (lo cual es del todo acertado, porque es la versión libro de una road movie, pero sin película, pero cinematográfico), ya puedo contarles un poquito de qué va, y si les interesa más adelante puedo hacer una reseñita más completa.

Aunque a mí no me gusta reseñar libros, primero porque no sé hacerlo, y segundo porque quiero contarles cosas que les den muchas ganas de leerlos, no reemplazar su lectura.

Primero, les cuento que esta edición es algo así como el retomar el original previo a los recortes de la editora, sumándole todos los cambios y mejoras que hizo el autor de esta obra a lo largo de los años. La primera edición fue en 2001 y ganó muchos muchos premios, todos a géneros distintos, porque no saben dónde encasillarla. Los genios de los críticos, siempre pasándola mal.

American Gods es una locura. Podría ser literatura de viajes, ciencia ficción, fantástica, mitología, quizá una de esas historias de mafia. Es de todos los géneros pero aún así sólida y fluida, no hay saltos o baches entre este lado y el de allá, todo va siguiendo el camino del sueño pero mejor, porque todo es perfectamente verosímil y sabemos que por eso, real en un mundo posible.

Con un narrador que oscila entre la conciencia del protagonista y el narrador que-todo-lo-ve y que transmite las leyendas, todo lo que pasa en la novela es veloz, áspero y duro. Unas descripciones agrias, el paisaje del sur de los Estados Unidos, los dioses de los antepasados y los dioses del futuro. No quiero decir más y tampoco puedo porque siento que estoy sobre la cornisa de la lectura y en cualquier momento la novela pega un salto a otro mundo igual o más imposible que el que está transitando ahora.

P1000148

Bueno, espero que les haya parecido interesante el post de hoy, que les guste hablar de libros y que lean estos, o que me cuenten sobre qué están leyendo y les gusta leer.

Que tengan un viernes de fiesta y el más lindo de los fines de semana invernales. Si es con lluvia y frío, dos veces bello, ya saben qué hacer.

Captura de pantalla completa 1562017 100117 p. m..bmp

¿Leyeron alguno de estos libros, o alguna otra obra de sus autores?

¿Qué están leyendo? ¿Qué les gusta leer?

Psst! Hoy es un buen día para seguir el blog y que te llegue un mail cada vez que hay post nuevo, o encontrarnos en Instagram o Facebook y ver fotitos y saludos a horarios delirantes. Además, a veces aparece mi cara. Nos veamos y nos charlemos por ahí.

la grieta del bullet journal

Hola a todes, espero que estén disfrutando este domingo desde la comodidad de sus hogares con gatito y chai latte en la falda, o desde una playa paradisíaca, o en París.

Hoy les traigo un post que hace mucho quería escribir pero no me animaba por lo altamente polémico de su contenido. No, de verdad, recuerdo haber mencionado la punta del iceberg de este tema en uno de los grupos de los que participo cuando escribí el post sobre lo que, para mí, es el corazón del bullet journal, y en ese momento se generó un bardo increíble con gente ofendida y amenazas de cisma y generación de nuevo grupo.

Si quieren pueden ir a leer ese post, que para mí es re lindo y me encantó escribir, como para darse cuenta por dónde podía venir el asunto. Pero antes, si hasta acá no sabés de qué cuernos estoy hablando, te cuento que el bullet journal es un método analógico de organización que creó Ryder Carroll y que si te interesa, lo mejor que podés hacer es ir a la página, que se llama bulletjournal.com.

Acá en el blog yo ya escribí bastante al respecto, también te puede interesar este post como punto de partida, o alguno de los que están en la pestaña Bullet Journal.

qué divide la grieta

La grieta podría declararse que está entre minimalistas, o puristas del método, y decoradores, o defensores del libre albedrío. Les cuento las posturas típicas de cada facción, y al finalizar les dejo mi parecer, que a esta altura no les interesará porque serán fervorosos partidarios de alguna opinión extrema.

Los minimalistas, o puristas del método, recomiendan siempre y como respuesta a todo, volver a las fuentes, al método creado por Ryder Caroll tal cual lo inició él, o como mucho a las variantes publicadas en su página, donde participan otros bulletjournalers. Para ellos, sólo es bullet journal aquello que se mantenga dentro de los parámetros del método, particularmente cumpliendo sí o sí con el índice y las claves diarias.

Las variantes de registros futuros, las colecciones decoradas, los bujos llenos de papeles, lettering y washitapes son, para ellos, una aberración y en general lo que encuentran peor que todo, es la creación por adelantado de la semana completa, puesto que en la guía fundacional del método se aclara que hay que escribir día por día.

Creo que la falla que tiene esta facción no está en sus fundamentos -sus argumentos son buenos- si no en la práctica. Suelen ser señalones de lo que hacen los demás y distinguir todo el tiempo lo clásico como lo que está bien, y lo innovador o vistoso como lo que está mal.

Por otro lado, en cuanto a los decoradores o defensores del libre albedrío, básicamente su mejor arma son sus hermosas fotos. Siempre preguntando por el mejor marcador que no traspase sus libretas carísimas, hoarders absolutos de toda nueva herramienta de librería que aparezca por ahí, buscadores de ofertas, gente con armarios o habitaciones enteras para su colección de washitapes, llenan las redes de creaciones increíbles, rebosantes de talentos sin límites.

El problema no es que la mayoría de ellos de hecho, no hagan bullet journal, porque flexibilizan tanto el método que no siguen usando ninguna de sus propuestas-ni la notación rápida, ni el índice, ni las claves diarias, en ninguna versión-, de hecho muchas veces ni siquiera lo utilizan para planificar u organizar su vida, y tampoco la verdad me importa que consideren a eso bulletjournear, después de todo es una cuestión de términos. Tampoco me molesta que realmente tarden más en hacer su bujo que en hacer las cosas que escriben en él, es su hobby y su placer, y eso siempre es genial.

Lo que sí me preocupa sobremanera (?) es que, en general, al mínimo intento de intentar limitar las discusiones sobre insumos para bullet journal e insistir en poner el foco en asuntos organizativos, suelen enojarse muchísimo, y realmente lo hacen, increpando con violencia a los puristas del método, que además pueden ser muy duros con sus palabras, y proponiendo guerras civiles y manifiestos, defendiéndose y negando todo como adictos a drogas duras.

Un argumento que esgrimen habitualmente es “hacer mi bujo más bonito realmente me ayuda a ser más productivo porque su belleza me motiva”. Y el otro es “en la misma página de bullet journal Carroll dice que el método es flexible, así que hago lo que me da la gana y eso es más bullet journal que ninguna otra cosa”.

Voy a empezar por discutir estas frases. Creo que si vos querés hacer lo que te da la gana con tu propio bullet journal, y pasar horas decorándolo, no hay forma de sostener la afirmación. Si no lo podés sacar de casa porque sólo usando todas tus plumas te convence de cumplir con tus tareas diarias, no hace falta que le des explicaciones a nadie, pero creo que la productividad no es excusa.

Ni hablar que muchas de los objetivos que tenemos implican ser balanceados y objetivos con nuestros gastos, para establecer prioridades y gastar en lo que creemos que vale más la pena -proyectos a largo plazo, experiencias significativas, viajes-. Y el hecho de la admisión del vicio y el porcentaje de gasto que se realiza en él muchas veces nos aleja de las metas que nosotros mismos nos proponemos en ese bujo.

Esto tampoco importa mucho, ya que cada quien hace con su cuenta lo que le place, pero muchas veces se transmite y reproduce un mensaje de consumismo e insatisfacción perpetua “necesito eso”, “me creaste una necesidad”, “sí, ya sé, tengo un problema de adicción a las washitapes”, con el cual NUNCA voy a estar de acuerdo y contra el que siento que siempre es importante plantarse. Porque si somos víctimas de todo eso, ganan los malos.

Finalmente, sí creo que el aspecto de flexibilidad del bullet journal es central, pero creo que más central es que sea analógico y de planificación para ayudarnos a cumplir objetivos. Cuando toman tanto protagonismo las colecciones decoradas, los trackers de todo y, sobre todo, los gastos en adornos, bueno, creo que eso es artesanía, arte, creatividad, muchas cosas hermosas, pero no lo central del bullet journal.

Yo estoy en un grupo de yanquis muy grande donde hay varios que trackean todo, el otro día alguien preguntó quién tenía una colección para marcar sus relaciones sexuales. Y eran muchos. De hecho el otro día una señorita admitió que se había acostado con su esposo para que le quede parejo el tracker. Ok, cualquier excusa es buena pero KE.

P1000177

mi conclusión

Yo soy la purista del método que se pelea con todos ellos y hace lettering y flores en su bullet journal. Soy una recontra lectora e interpretadora y defensora del método, sobre todo en cuanto al registro diario, las claves, la notación rápida. Y además no encuentro nada más bello que una página muy minimalista.

Pero eso a nadie le importa. No le importa a los que hacemos lettering cada día en nuestro bujo, sabiendo que no hace falta más que una sola lapicera. No les importa a los que convierten su bujo en un diario íntimo, en un espacio para meditar, en una obra de virtuosismo y arte.

A un montón de molestos señalando y retando a la gente y repitiendo reglas, nadie los va a escuchar porque por sobre la utilización del método está la necesidad de una manga de locos de sentarse un rato, apartados de las pantallas, y crear algo que antes no estaba ahí.

Eso es lo que siento cuando cada mes elijo los colores y las washitapes que quedan bien juntas y paso una mañana entera diseñando las colecciones mensuales. Y lo sigo sintiendo cuando evalúo el funcionamiento de mis estructuras y mi capacidad de alcanzar y registrar mis objetivos. Por eso diseñar el mes me lleva bastante tiempo, una sola vez al mes, como un rito, pero luego el registro diario es tan simple que no me quita más de cinco minutos de mi rutina diaria, y no me desvía de hacer cumplir aquello que me propongo.

Pero esta es la forma que yo encontré para tener periódicamente un momento placentero de creación y paz mental y, a la vez, en mi de vida de verdad llena de compromisos, poder mantener mi trabajo, mis estudios y mi hogar en relativo orden. Esta es mi forma, no la única. Y de hecho todos los días veo bujos que me gustaría que sean el mío. Lo único que tengo claro en todo este lío es que no vuelvo nunca más a la agenda.

get-shit-done o “hacé que las cosas pasen”

Creo que la joya de la corona del mundo bulletjourneril es esa frase que leí en alguna parte del blog de Carroll que dice que el bullet journal es para get shit done, no para que la shit se vea bonita. Y esto para mí es fundamental porque en tiempos de procrastinación, lo que todos necesitamos es sacarnos cosas de encima, terminarlas, ponernos a resolver, cumplir con nuestra palabra, cambiar el mundo, GET-SHIT-DONE.

Pero la shit para cada uno es el nombre para un conjunto de cosas muy distintas. Y la sorpresa para todos, los de ambas facciones, es que todos tenemos vidas diferentes. Y expectativas acerca de en lo que esas vidas se van a convertir, locamente diversas. Y que cuando opinamos no necesitamos juzgar lo que el otro está haciendo con su shit, pero sobre todo que el debate es válido porque fundamenta lo que nosotros hacemos, sin necesariamente declarar que nos molesta que el otro esté haciendo algo diferente.

En el momento en que alguien pone “bueno pero dejen que cada uno haga lo que quiera, qué les molesta”, en general se anula todo tipo de intercambio que nos puede enriquecer a todos. Y ahora ya no estoy hablando de bullet journal, estoy hablando de muchas otras cosas, ¿no?

P1000182

dos cositas más para tener en cuenta

Quiero aportar otras dos observaciones para tener en cuenta en este debatecito. La primera, es la amplitud y diversidad de gente haciendo bullet journal. Si buscamos el hashtag #bulletjournal en Instagram, hay tanta cantidad y riqueza que es imparable. Incluso el mismo Ryder Caroll habla de esto en su charla Ted. Hablé sobre esa charla en este post, por si lo quieren leer.

Esta comunidad enorme y solidaria de gente usando todos los días este invento es la que genera que no se pueda contener, encasillar, limitar las posibilidades del bullet journal. Gente que, además, se anima a compartir algo tan personal como sus tareas y objetivos, como sus propias creaciones y, algo no menor, algo tan personal como la propia letra en un mundo de ceros y unos.

Por eso los sommeliers de bullet journals me rompen tanto. La neutralidad y la homogeneidad son imposibles en un mundo vibrante y de tanto cambio. Aguanten la riqueza del compartir cosas distintas, y el diálogo genial que se generan entre tantas páginas.

Y el otro tema que quiero agregar es uno que repito siempre, y que un poco contradice a lo anterior. Posta, no olvidemos nunca para qué hacemos lo que hacemos. No bulletjourneamos para sacarle una foto si no para lograr hacer lo que queremos, no nos maquillamos para una selfie si no para sonreír más seguros, o para vernos un toque más despiertos, no trabajamos para que nos feliciten. No estamos en un reality show. No dejemos que nos hagan creer eso.

Que nunca sintamos, pero sobre todo que no lo sientan los que recién empiezan, que para hacer bullet journal ES NECESARIO Y HACE FALTA elegir dos colores por mes que combinen, tener linda letra, querer escribir los propios sentimientos (!), tener amor por la papelería o por lo menos saber dibujar, decorar todo con washitapes y fotos. Esta noción errada, y que es la misma que yo sentí cuando empecé a ver fotos de bullet journals antes de conocer el método, es la que siento que puede llegar a alejar a muchos varones -lamentablemente, en general, obviamente no todos, más desconectados de todo lo manual y artesanal que tanto disfrutábamos todos cuando éramos más chicos-.

No, no hace falta. Podés elegir hacer eso. O lo otro, hay alternativas. Es la libertad y el miedo de la página en blanco. Y también la libertad de elegir cómo registrar lo que queremos hacer y lo que vamos haciendo. No de hacer más, de hacer porque sí, no de hacer cosas para poder anotarlo en el bullet journal.

Bueno, esto es todo por hoy. Espero que a todos en alguna parte de este post les quepa la bota, se sientan tocados, se indignen un poco pero sobre todo se rían conmigo para disfrutar que somos increíblemente variados, que además cambiamos, que compartimos nuestros bujos porque aprendemos de los demás y que, finalmente, todos tenemos una página que aportar a este invento genial.

¿de qué lado de la grieta sentís que estás más cerca?

¿cómo descubriste el bullet journal?

Si no quieren perderse ningún post, sugiero con intensidad e insistencia que me sigan en Instagram y en Facebook, y nos vemos las caritas y las letras más seguido.

PD: Las imágenes que acompañan este post son de mi bullet journal, al que siempre ven, y el de mi novio, que le da un uso bastante diferente, y usa materiales muy distintos. Además, las estructuras que usa reflejan  su personalidad y necesidades. Sólo para ilustrar los diferentes bujos que pueden aparecer en el mundo. Ah, y además café.

cómo crear un hábito

y sostenerlo en el tiempo.

Hola a todes! ¿Qué tal va este domingo? Yo sinceramente tengo un deseo doméstico: Tengo muchas ganas de que haya todo un fin de semana de buen clima para poder lavar la ropa. En casa de eso no me encargo yo, pero igual quiero tener toda mi ropa limpia y disponible, los últimos días me estuve poniendo cualquier cosa. Además, tengo unas tres o cuatro prendas que lavo a mano y que tardan más en secarse así que a menos que tenga un día de sol, se quedan ahí en la pilita.

Después de esta historia mínima quiero contarles que hay grandes planes de mi vida que fueron frustrados por no poder realizar efectivamente las cosas que tenía planeadas. Si bien soy poco disciplinada, también soy muy activa, así que aunque no siempre hice lo que debía, siempre terminé haciendo lo que quería.

Pasa que llega un momento de la vida en que quiero tener algunas cosas resueltas y defino que es hora de poner todo en su lugar, y es así que voy buscando la manera de cumplir con lo que hay que hacer dejando mucho tiempo libre para no dejar de disfrutar las actividades que posta me mantienen el corazón saltando. No puedo vivir sin esa sensación, mezclada con mariposas en la panza -porque muchas cosas me enamoran-, y aunque venga con cansancio la prefiero al aburrimiento de sólo cumplir horarios y deberes.

En fin, cuestión que para que las cosas pasen, la planificación es una buena manera NO PERDÓN, “LA” manera, de tomar el tiempo en las manos y crear futuro. Ojo que no hablo de una productividad mecánica, de mercado, de tener que estar siempre haciendo cosas, si no de darle a cada actividad su lugar y su momento, hacer rituales y generar hábitos sanos que nos sirvan. Para mí, eso es lo más anti marketinero que hay, no está de moda y nos tendría más felices para que consumamos en menos giladas, sobre todo en menos cosas malignas.

Les voy a tirar tres o cuatro técnicas que yo conozco, algunas las escuché por ahí, otras las leí. No podría citar fuentes porque ya ni sé cuáles son, pero si ustedes ven lugares donde las hayan visto u oído, cuéntenme. Digamos que no son idea mía, sólo que acá se las compilo y les cuento mi experiencia.

P1000126

no planifiques, hacélo

Una buena manera de que esté hecho algo que tiene que ser hecho, es hacerlo en el momento en que el pedido o la necesidad surgen. Sobre todo si es de corta resolución. Básicamente, sólo funciona para asuntos de cortísima resolución. Estos pequeños pasos en general se pueden terminar en un minuto, pero llenan gran parte de la carga mental de nuestras cabezas, y quedan como ventanitas abiertas o post its en un panel.

Pedir un turno,  pagar un impuesto, responder un mail, descolgar la ropa, transmitir un mensaje del trabajo. No hace falta que lo anotes, no hace falta que lo recuerdes. Si debe ser hecho, hacélo ya. Y olvidáte.

Con los hábitos diarios o periódicos, hay una relación cercana con este método, pero un poquito más compleja. Si dejaste platos para lavar de anoche, hacélo apenas llegues a casa. Si querés ir al gimnasio, andá directo del trabajo. Si querés leer todos los días algo de literatura, dejá este post y ponéte a leer, ahora. Y llevá el libro siempre en la mochila.

Se trata de ir cerrando las ventanas de las cosas simples para poder enfocarnos en lo importante. Es probable que si siempre se resuelven en el momento, no se acumulen y no termines necesitando un tiempo significativo para ocuparte de ellas.

Como un fin de semana completo. Ouch.

P1000110

hasta que termines

Para mí, el más difícil y más perfecto método de productividad es empezar algo ya, pero sobre todo, no dejarlo hasta terminarlo. No estoy hablando de grandes proyectos a largo plazo, que deben ser desplegados en pequeños objetivos. Si no de tareas de corta resolución, digamos media o una hora. Para tareas que requieran más tiempo, harán falta descansos para que los resultados no sean cualquiera y el proceso no sea un castigo.

Focus, dejá el celular lejos, cerrá las otras ventanas de la compu. Ponéte offline si hace falta. A mí esto me sirve para escribir los posts, para estudiar apunte por apunte y para corregir por ejemplo, los treinta trabajos de un curso. Y luego lo tacho con gran satisfacción en mi bujo.

Sé que no todos pueden permitirse este método. Hay trabajos, como el mío, en que parte del trabajo es ser interrumpido permanentemente. Y por ejemplo, los padres de niños pequeños o medianos, probablemente no tengan más de cinco minutos de corrido para hacer algo así. Sin embargo, una horita con la laptop en un bar mientras están en el jardín/escuela o en un cumpleaños, o al cuidado de un tío copado, pueden terminar siendo de una productividad asombrosa con este método.

Y tampoco está mal si decidís tirarte a ver una serie en esa horita libre. Sólo está bueno tener opciones.

P1000132

no cortes nunca la línea

Mejor conocido como método Seinfeld. Sí, Jerry Seinfeld, el cómico de la serie. Consiste en simplemente pensar en un sólo hábito que debe ser repetido todos los días, no dejarlo de hacer nunca. Porque cuando uno lo deja de hacer, es más fácil omitirlo al día siguiente.

Una manera para realizarlo es tener un calendario anual o mensual sólo para ese hábito, y hacer una marca cada vez que lo resolvamos. Dicen que para establecer un hábito hacen falta cuarenta días. Yo no dejaría de registrarlo por menos de dos meses. Cuando ese hábito esté incorporado naturalmente, podrías dejar de registrarlo.

En mi caso, cuando logré crear el hábito de la rutina de limpieza facial a la mañana y a la noche, nunca más la abandoné. Más allá de los resultados conseguidos, no se trata de sensaciones, todo está en la mente. No necesito registrarlo en ningún lado, lo hago siempre, aún en las etapas más complicadas. Eso es un hábito real.

uno o dos por mes

En relación al punto anterior. Más allá de los habit trackers, que ayudan a registrar cosas que queremos hacer y que muchas veces son desafiantes, está bueno pensar en unos poquitísimos hábitos, pequeños, que queremos hacer todos los días o periódicamente, digamos una o tres veces por semana. Los hábitos periódicos a veces son más difíciles que los diarios.

Para mí es la actividad física, que todavía no logro incorporar, y la práctica de lettering, que sí puedo hacer periódicamente sin tener que registrar cuándo lo hago ni durante cuánto tiempo. Por lo menos una vez por semana tengo una sesión de lettering, es decir, escribo frase tras frase durante una hora o hasta dos, probando algunas técnicas, y diferentes materiales como marcador, lápiz y acuarela.

Entonces, haciendo un registro semanal o mensual, elegí dos hábitos máximo, pueden ser de diferente índole, uno relacionado con la salud y otro con las finanzas. Preferentemente no prohibitivos si no productivos. Registrálo, motiváte, insistíte en hacerlo, y una vez que consigas incorporarlos, le dejás de hacer el seguimiento.

P1000144

no asocies el hábito con recompensas contradictorias

Pff, esto es de una importancia clavísima. Un clásico es el desayuno con facturas después de una sesión especial en el gim, o el delivery volviendo de correr porque ya no nos queda tiempo de cocinar. No se trata de prohibir nada, si querés comer, dormir la siesta o jugar videojuegos obvio hacélo, pero porque tenés ganas, no como compensación o recompensa por haber cumplido con una parte menos satisfactoria, como si fuera un castigo.

Para mí es muy claro cuando después de un día muy difícil, desactivo todo y me tiro a dormir una siesta. No es que no la necesite, pero muchas veces hace que se me acumulen cosas que también tengo que hacer y me despierte más cansada y segura de que el día de mañana va a ser más difícil todavía, porque tengo las cosas de mañana y las que quedaron de hoy.

Intentá enfocarte en lo que está buenísimo del hábito en sí mismo. Anotálo justo después si hace falta. Siempre me siento saciada y liviana después de una buena y sabrosa ensalada, en cambio algunas veces me siento muy pesada y adormecida después de una comida riquísima. El buen humor al terminar de hacer actividad física, esa sensación de estar más fuerte y activo, o el alivio al responder o eliminar todos tus correos electrónicos. Registrá la satisfacción de tener las cosas resueltas, no las recompensas que, muchas veces, boicotean tus esfuerzos en vez de equilibrarte.

Bueno hasta acá. Me encanta este tema y este post me parece que resume unas cuantas de mis ideas y de mi experiencia. Si bien muchas veces me dicen que no pueden creer cómo tengo tiempo para todo, también sé que soy muy indisciplinada y desorganizada, no soy fan de la vida sana ni de la casa organizada, ni maniática de nada de eso. Todos los hábitos que conseguí no tienen nada de natural o innato para mí, los voy tratando de incorporar con mucho esfuerzo y por eso siempre busco maneras de crearlos y sostenerlos, y por eso tengo tan claro mediante qué procedimientos, que pueden servir a otros, se pueden lograr estos cambios.

P1000145

Finalmente, creo que cambiar un hábito es transformar hoy algo que quiero que sea diferente en mi vida del futuro, que es tomar la iniciativa con respecto a nuestros deseos y expectativas, y que son los primeros pasos para sacarnos de encima lo que no sirve y poner toda nuestra energía en proyectos grandes que nos hagan sentir más plenos y libres.

¿qué te parecieron estas técnicas para crear, mejorar y mantener hábitos?

¿cómo incorporás nuevos hábitos?

PD: Si te gustó el lettering de este post, el miércoles va a haber uno sobre cómo acuarelar todo con el pincel con depósito de agua. Para no perdértelo, podés seguir el blog para que te llegue un mail cada vez que se publica un post nuevo, o seguir a Té de Flor en Instagram y Facebook.

transformando (mis) espacios

¡Hola a todos! Luego de otros doce días sin post, pónganle refresh a la página que hay un poquito más de té de Flor para cada uno. Hoy les traigo un post mostrándoles unos lugarcitos claves de una casa que por fin está encontrando su configuración, muy paso a paso y rincón por rincón.

Si recién llegás, este es el blog personal de una chica del conurbano bonaerense, que se mudó hace poco. Trabajo en un colegio secundario y estudio profesorado de Lengua y literatura. Y justamente, la razón principal de mi incumplimiento consistió en la resurección de una carrera que estaba un poco marchita. Volver a estudiar para por fin terminar me tiene muy entusiasmada.

Pero este inicio vino con viajes larguísimos, paros de transporte y ausencias de docentes. Y mientras, duermo cada vez menos y todavía no me organizo para llevarme el almuerzo, por lo que termino comiendo por primera vez en el día a las cinco de la tarde medio litro de café del día y un roll de canela.

Sin embargo, ahí vamos con el blog una vez más. Si quieren ver mis derroteros cotidianos pueden seguirme en Instagram y/o darle megusta a mi página de Facebook. Ahí van mis bujos diarios, un montón de frases de lettering semanales y algunas otras actividades que frecuento. Además ahí anuncio cuando hay nuevo post aquí, pero para eso no hay nada más infalible que seguir el blog para que te llegue un mail cada vez que hay novedades por aquí.

Como habíamos hablado en la última reunión (?), de a poco voy a estar mostrándoles contenido un poco más variado. Cuando haya post los viernes, serán de un tema random. Cómo voy habitando mi nuevo hogar, DIY (como le dicen ahora a las manualidades), nuevos lugares que conozco, algo de maquillaje, algo de ropa (fansísima ahora mismo del método cápsule wardrobe) o los resultados recientes de mi lectura de Marie Kondo.

Por eso, ahora les traigo un post más corto que esta introducción. Se trata de algunos rincones de mi nuevo hogar que  pude organizar de un nueva manera, una que me hace feliz.

Soy una chica de 27 años que entra a trabajar a las 7 am, toma el colectivo a las 6 y se levanta a las 5. Por eso, el momento más importante de mi día es la rutina matinal. Enseguida noté que tenía que diseñar mi casa para que ese momento sea lo más ágil y disfrutable posible.

Por eso, la prioridad estuvo en darles lugares especiales a las cosas que más me gustan y que necesito que estén más fácilmente al alcance de la mano cuando me levanto: el café, la ropa y el maquillaje. Mientras les muestro, les voy contando lo que voy haciendo para arrancar el día.

El mueble de las cafeteras

Captura de pantalla completa 1442017 30642 p. m..bmp

Té de Flor no es un nombre arbitrario para mi blog. Mi alimentación e hidratación tiene su fundamento en las infusiones. Soy Lorelai Gilmore con el café, tengo más gustos de té que zapatos, mis encuentros verdaderos son con mate y considero una excelente merienda a un buen cappuccino.

Dos cafeteras y una pava eléctrica. Cuando mudé mi cocina supe que tenían que tener un lugar especial. Compramos dos estanterías en Easy de estilo industrial. No son de madera pero sí de hierro y tienen ruedas con freno. La más baja es el hogar de mis herramientas para infusionar.

100_1879 (1)

Cuando me levanto, muy dormida voy hasta el baño, limpio mi rostro con un gel de limpieza, masajeo un tónico, una hidratante y pongo hacer café. Es parte de mis primeros pasos del día. Recién después viene el protector solar.

El otro mueble es una estantería alta donde tengo a mano y a la vista el resto de la vajilla. Como ven, obviamente fan de las tazas, y tengo unas cuantas más de Monoblock con dibujos de Liniers y Tute. Y otras tantas almacenadas para ocasiones especiales (veinte personas que quieran  café a la vez).

100_1880 (1)

También adquirimos un escritorio (vivo con novio, en su hogar de la infancia) y otras cosas que todavía no armamos ni instalamos. Sí, pasito a pasito.

El perchero que la piba siempre quiso

100_1872 (1)

 

Lo siguiente que hago es volver a la habitación a vestirme. En un día perfecto tengo decidido desde la noche anterior lo que me voy a poner. Pero cuando eso no pasa, este invento me soluciona gran parte del problema.

Chequeo el pronóstico para ver si hay cambios de temperatura inesperados o anuncio de lluvia, y elijo de este percherito la mejor opción. Aquí están todas las chaquetas, sacos, camisas y abrigos, el atuendo elegido para el día y, a veces, algo que usé ayer y que no está tan usado como para ser lavado, pero tampoco tan fresco como para que vuelva al cajón.

100_1875 (1)

Es genial porque tiene un barral intermedio para pantalones (bueno yo lo uso para pantalones, siento que otras cosas quedarían arrastrando en el piso y se ensuciarían) y un estante abajo para los zapatos. También tiene ruedas, cosa que puede ser muy útil para eventos especiales y para limpiar. La compré por Mercado Libre. Me la hicieron a medida para que entre entre el armario y el botinero y se puede elegir el color. También se puede pedir sin el barral intermedio. Si les interesa les paso el link.

El make up y los accesorios de cada día

Siguiendo mi rutina diaria, abro mi cajón, me pongo perfume (ahora estoy usando Esta Flor de Natura, porque no es invasivo y queda bien para el otoño, además dice Flor en el nombre, o sea) y reviso que mi mochila tenga todo lo que necesito.

Honestamente, en el día a día no me maquillo en mi casa si no en el colectivo. Tengo un portacosméticos que tiene todo lo que necesito para un maquillaje laboral liviano que se pueda hacer con los dedos y en movimiento, con algunas opciones como labios rojos. Una vez por semana o cada dos lo vacío, lo limpio, y roto algunos labiales y sombras para ir usando cosas diferentes. Muchas veces muestro su contenido en Instagram, por si les interesa.

Para las salidas de tarde, noche y los fines de semana, me gusta tener algo de variedad a mano para no tener que pensarlo mucho. Con este organizador de acrílico y estas cajoneras me arreglo. En este momento este artefacto de cajones funciona como mesita de luz, pero pronto lo trasladaré cerca de un espejo que ponga en la pared para poder arreglarme ahí, y adquiriré una mesa de luz más chiquita.

En el organizador de acrílico hay algo de maquillaje y en las cajoneritas -que son de plástico y las conseguí en Jumbo-, toda mi joyería en uso, que es poca. En el día a día sólo uso reloj, aritos pequeños y una cadenita, que es siempre la misma. Ni anillos, excepto el de compromiso, (que no sé dónde anda), ni pulseras. Tengo algunos collares más para ocasiones especiales, y listo.

100_1864 (1)

Además el vasito de plástico tiene las brochas básicas para el día a día, y unos delineadores para cuando me siento más laboriosa.  Si algún día les interesa ver en qué consiste mi maquillaje diario, díganlo abajo que les cuento. Soy fan de ver lo que tienen en su cara las otras personas.

Las cajoneras me encantan porque los cajones se pueden separar y son apilables. Me salieron baratísimas y al ser de plástico son de lo más higiénico. Aunque no son las más lindas, al ser transparentes son sutiles, y los cajones son bastante grandes y funcionan bien. No digo que algún día no las reemplace por un gran organizador de acrílico con cajones, pero por ahora no necesito nada más sofisticado.

Mi objetivo es liberar los cajones de abajo, que ahora tienen bufandas, cinturones y ropa interior, y que este mueble esté lleno de maquillaje, que ahora lo tengo en cajas, que son lindas y todo, con unas cuberteras de acrílico geniales que conseguí en Sodimac, pero por ahora esas cajas van y vienen hasta que consigan su lugar.

100_1867 (1)100_1868

Mientras tanto, mi mesa de luz es esta, por eso suma el libro que leo por las noches y una lámpara potente.

100_1862 (1)

¿Cómo sigue mi rutina? Tomo una taza entera del café recién hecho sin azúcar (sí, lo tomo amargo) , o lleno un vaso térmico para ir tomándolo en el colectivo, me lavo los dientes, me abrigo, y a la calle.

¿Cómo organizan sus rincones favoritos en su casa?

¿Cómo es su rutina diaria?

Amo sus comentarios y conocer qué piensan de cada post. Si son largos, mejor. ¡Cuenten, cuenten!

Abril en mi bujo + tedeflor.com

Hola a todos, ¿cómo va este domingo que en Buenos Aires cunde húmedo y lluvioso? Yo llena de pereza y ganas de tener una cafetera en la mesita de luz para pasar todo el día viendo series sin levantarme para hacer café.

Como pueden ver en el título y en la ventanita de la dirección web, desde este post somos tedeflor.com. Así es, decidí dar un pasito en este blog joven que tiene un poquito más de dos meses, veinte publicaciones y mucho amor. Vamos a dejar la noticia con una chinche en el panel de cosas para después, si les interesa lean hasta el final, y ahora vamos a hablar de Bullet journal.

100_1855

Una miradita a Marzo

Si es la primera  vez que visitás mi blog, te cuento que los domingos hablo de bullet journal, un sistema analógico de organización personal creado por Ryder Carroll. Si querés saber más sobre el mismo, te recomiendo la fuente, bulletjournal.com, Y también si querés yo hice un post acerca de cómo lo uso yo, acá. Todos los links se abren en una ventana nueva, así que podés hacer clic y seguir leyendo trancu.

Marzo fue para mí un mes intenso e inestable, y por supuesto eso lo refleja mi bullet journal que además fue un poco salvavidas en este proceso. Me mudé, empezaron las clases y volví a trabajar a full, además comencé a cursar después de un período flojísimo en mis estudios. Retomar hizo que tenga que volver a hacer muchas materias por cuestiones burocráticas que no vienen al caso, así que no sólo el mes, sé que el año requerirá el 125% de mí.

Así que mantuve estructuras simples, la misma paleta de colores -que me encantó, y ya la extraño-  y un funcionamiento y rutina de planificación sencillos y sin faroles. Para que lo puedan  volver a ver si quieren, acá les dejo fotos de algunas de sus páginas ya completas. Si quieren ver cómo lo armé arrancando de cero en un cuaderno nuevo, pueden ir a este post.

Abril, otoño, sweaters y cafecitos

Por eso cuando vi un marcador color terracota bien rojizo, supe que quería que sea el color de abril. También tenía ganas de usar ese color blushed, que es como un rosa viejo bastante claro, que empecé a implementar en mi guardarropa y en mi maquillaje (sí ya sé, no muy intelectual, ¿no?), pero que me da tranquilidad y una sensación de calidez y de espacios confortables.

Abril no va a ser confortable pero sí me resulta así el otoño, una zona segura. Me gusta su clima -incluso sus tardes lluviosas-, los colores de las calles y la forma en que se mueve y se viste la gente. El olor a café, los abrigos, las botas, los días de lectura. Todo lo que hago todo el año pero en su estación ideal. Así que esos fueron los colores que elegí para mi Bujo. Para que no quede todo tan igual, sumé algunos lilas.

Siempre para diseñar un mes, después de elegir los colores me fijo con qué lo voy a armar, así que junté una washi tape, esta cartulina entretenida hermosa, un cortante de globo -no tiene nada que ver, pero amo los globos-, y probé en una hoja que tengo al final de mi cuaderno para “swatches”, todos los marcadores rojos, rosas y lilas. Me quedé con los que armonizaban mejor entre sí. Los rosas más suaves y cálidos, los rojos menos brillantes (descarté un Kuretake alucinante) y unos lilas.

Ahora que empecé siento que me falta un Ecoline más, un poco más claro, porque este color pardo rojizo (así dice que se llama) es muy oscuro y como es nuevo, larga mucha tinta. Por eso si lo uso en los títulos ya sé que va a quedar marcado. Los Pitt artist pen brush de Faber Castell no traspasan así, pero al ser más finitos, no hacen la forma de “la gotita” que tanto me gusta usar. Así que todavía tengo que terminar de encontrar los colores para el uso diario.

100_1828

100_1827

Bitácora del mes un poquito accidentada

Para mí la bitácora del mes es la puerta de entrada a uno. Incluye la portada, el registro futuro, el registro de hábitos y la cosecha del día. Es la sección del mes con la que interactúo el resto de los días, una vez por semana consultando las tareas y citas registradas en el registro futuro mensual, y todos los días completando los hábitos y algo por qué agradecer.

100_1847

La portada finalmente terminó resultando bien, pero el marcador del nombre larga muchísima tinta por lo que se traspasó un montón (ver la próxima página). De cualquier manera es sólo para empezar el mes.

100_1849

Para el registro futuro ya empecé a mandarme de las mías. Como había hecho el borrador en lápiz, empecé a hacer las líneas sin pensar mucho. Donde está la cartulina pegada, seguí las líneas dividiendo toda la sección de tareas para hacer en el mes (mi propio “brain dump”). Así que primero pensé en borrarlo pero odio el corrector, así que pegué el papel. Quedó lindo pero no era la idea y no me gusta que mi bujo esté lleno de papeles. Además puse los cumpleaños de mi mamá y mi sobrina, que son en mayo (estás mal Florencia) y siento que las líneas en negro son muy duras, tendría que haberlas hecho con uno de los colores más suaves del mes, como hice el mes pasado. Ouch.

100_1850

La cosecha del día y el registro de hábitos son muy simples y quedaron muy bien. Se arrugaron todas las hojas cuando borré el lápiz pero igual a nadie le importa si uno plancha su ropa, ¿no?

El registro de hábitos lo hice con dibujitos porque lo quería en una sola página y no entraban las palabras. No sé dibujar pero yo me entiendo porque son las mismas categorías “a evaluar” que en marzo.

Colecciones

Por ahora son sólo dos, que no completé, pero a fin de marzo hice algunas más que siguen teniendo importancia este mes. En este caso el calendario de posts del blog -lo tengo que completar ahorita- y por otro lado una página de compras y gastos extra que también tengo que resolver en estos días.

100_1851

En el caso del blog, yo tengo pensados a largo plazo muchos posts y anotados en un .doc. Cuando empieza un mes, reviso cuáles no pude hacer el mes pasado (el plan es publicar miércoles, viernes y domingos pero no siempre se da) y elijo de la lista los que tengo ganas de hacer este mes. Así planifico los posts de todo el mes y cuando tengo tiempo voy adelantando escritura o fotografía (que como verán, no es la mejor, la hago con una cámara muy vieja, espero pronto poder invertir en una mejor).

Registros semanal y diario

Esta vez de nuevo me la mandé, y no sólo hice un enchastre en el calendarito pequeño -otra vez la cartulina salvadora, si no que además mandé una línea demás en el medio de la hoja. Como no le puedo encontrar ninguna función y de verdad necesito ese espacio libre a lo ancho, borré con corrector líquido. Odio esto porque es más blanco que el papel y después es difícil escribir encima, pero no había forma de tachar y necesitaba que esa línea error no estuviera para que la hoja funcionara. Jamás arrancaré hojas, vamos, es sólo una línea borrada.

100_1852

En el caso del registro diario, estoy probando esta barra horizontal para la información del día. Como antes no tenía sentido que los vasos de agua fueran celestes, ahora tampoco lo tiene que sea violeta, ¿verdad? Me gusta esta disposición para organizarme, pero la nube lluviosa se parece a una vaca -tengo que practicar mis dibujos pequeños-. Y quizá hubiera quedado mejor el día escrito en colores como el año pasado. Me voy a tomar estos días para pensarlo.

100_1853

Bueno esa es la organización que hice para el mes de abril. Más allá de los accidentes artísticos y fallas técnicas, no me lleva más de una hora. Lo importante es que sea un soporte sólido para la planificación de mi día a día. Ya sé que el mes que viene lo tengo que hacer un poco más despierta y ya estoy buscando un cuaderno con mejor papel. Puede ser de puntos o cuadriculado, los rayados no me dan resultado. Así que si tienen alguna recomendación que crean que se consigue en Argentina, es bienvenidísima aquí en los comentarios.

tedeflor.com el nuevo desafío

100_1819

Antes que nada, quiero aclarar que el de la foto es un Té chai latte producido por mi cafetera de Nescafé al que le arrojé un poquito de canela, antes que me reclamen por la invisibilización del té en una página que lleva su nombre.

Así que la noticia es que este blog tiene dominio propio, eso significa que sigue estando bancado por la plataforma WordPress, pero que ahora para acceder a él hay que recordar una serie de palabras muy cortita.

Por otro lado, ahora me lo quiero tomar muy en serio. Se encontrarán con posts los miércoles y domingo siempre, y algunos viernes. Si siguen el blog, les llegará un mail cada vez que haya algo publicado, y si me siguen en Instagram se enterarán también, además de que se van a encontrar con mucho más contenido diario, y a veces con mi cara, la de mi gato y otras actividades. Además, hoy también estreno página en Facebook, que yo sé que mucha gente usa en su día a día, y yo también porque es muy práctico y además uno puede chusmear las vacaciones de la gente, cuando se separan y avisa los cumpleaños.

Es verdad, tengo planes para que este blog se convierta en la pista de lanzamiento para una tienda, un espacio de talleres, pero no todavía, lo central de mi proyecto está en pensar un medio digital para comunicar cosas que me gustan, que encuentro y que consumo, con las cuales hablo con las personas con la que trabajo, estudio y conozco, algunas de las cuales recién están surgiendo en la Argentina y sobre todo, que sé que le resultan útiles a mucha gente.

Por lo tanto, este rinconcito de colores e infusiones sigue el camino del hobby, pero también quiero que siga creciendo con una identidad definida y a la vez dinámica para que podamos ser más los que leemos, hablamos de, intercambiamos y hacemos bullet journal, lettering, lecturas, conversaciones con infusiones en mano y, sinceramente, lo que vaya surgiendo.

Tengo muchas ganas de hablar de método kon-mari, de mi experiencia de mudanza y de cómo voy haciendo esta casa mi hogar, de cómo me organizo para estudiar, de otras lecturas, de maquillaje y, si me animo, hasta de capsule wardrobe, una forma de elegir y organizar el guardarropa de forma minimalista cada temporada que estoy aplicando en mi vida.

Así que si quieren seguir en este bondi, los y las invito a que me cuenten en los comentarios qué les gustaría ver en este blog. Hace cuánto lo conocen, si lo acaban de ver, y qué tipos de publicaciones, qué tipos de temáticas les interesan y de las cuales les gustaría que escriba en este espacio.

100_1823

Gracias por todos los comentarios, me-gustas, seguidores, saludos cordiales y recomendaciones. A los integrantes de los grupos de Facebook argentinos y de otros países que integro, que siempre me inspiran con sus creaciones y además son de los más lindos visitantes de mis posts, y a las chicas bulletjournalers de distintos lugares de Argentina con las que chateamos en Instagram.

Yo soy Flor, una chica de 27 que estudia Lengua y literatura, habla mucho, lee bastante y escribe a veces en un blog. Viajo todo el día en transportes públicos, duermo poco, tomo muchas infusiones al día y tengo más labiales de los que cualquiera podría necesitar y usar. tedeflor.com es un lugar para mirar, leer y conversar. Bienvenide.

¿De qué te gustaría que trataran las próximas publicaciones en este blog?

¿Qué propuestas son las que más te interesan entre las generadas por los blogs o páginas personales?