lettering: antes y ahora

Tiempo de lectura: 5 a 8 minutos

Hola a todes! ¿Cómo va esta semana polar en el polo sur? Por mi parte, quiero que haga frío hasta diciembre pues me acabo de comprar un tapadito que amo, que es una reedición de uno que tuve hace varios años, que también duró varios años, pero que finalmente no pudo resistir más. Lo único mejor de ese es que tenía capucha, consiguiendo que me llamaran por ahí “caperucita roja”. Este no tiene. Pero se podría conseguir sumarle, ¿no cierto?

Bueno, después de esta noticia irrelevante para ustedes y fundamental para mí, hoy, día de examen, les dejo un post cortito de esos de lettering y de miércoles.

En esta semana en la que estoy estrenando un pequeña cantidad de Tom bow de la que me hice recientemente y que estoy disfrutando un montón, noté la diferencia entre mis primeras prácticas de brushlettering y las de ahora.

(Los compré en “Tu librería”, que queda en Pueyrredon 634, CABA, y acá les dejo el link de MercadoLibre )

En este post les voy a mostrar algunas fotos del principio, algunas de ahora, y les voy a contar los factores que yo creo que inciden en esa evolución. Estas fotos son de agosto del año pasado, así que pasaron unos diez meses. Pueden ver la diferencia entre este alfabeto y el alfabeto de la foto que encabeza este post.

Capturas de pantalla

Práctica

Bueno, esto es lo que hace toda la diferencia, de hecho los demás factores que nombro están todos relacionados con este tema. Practico una o dos veces por semana, excepto quizá en semanas difíciles, de viaje o las que fueron de mudanza, pero aún así trato de hacerme un ratito porque me ayuda a desconectarme un poco de las pantallas, a relajarme y a pensar un poquito con las manos.

Además, crear, elegir colores, pensar frases, siempre me despierta y me motiva, y me deja en un estado especial, sintiéndome a la vez más tranquila y un poco orgullosa de poder hacer algo nuevo y lindo.

Eso sí, al principio cada vez que empezaba a practicar estaba como en cero. Después de un rato iba mejorando de a poco, pero cuando terminaba era como que se me borraba de la memoria, y a la sesión siguiente tenía que volver al inicio. Eso sí, cada vez mejoraba más rápido, hasta que se van entrenando la cabeza y la manito.

Y también es verdad que la práctica es error. Muchas veces hice algunas frases hasta cinco veces, tiré cantidades de hojas y volví a empezar. También es buena idea practicar primero haciendo trazos para controlar la presión, y luego con las letras más fáciles.

ANTES:

Captura de pantalla completa 1762017 111441 p. m..bmp

AHORA:

P1000067

Técnica

Este punto también es clave, tanto como la práctica, ya que al principio practicaba mucho pero no sabía cómo hacer los trazos, así que por más que imitara a los modelos terminados que pueblan Instagram, no conseguía sentir que lo que quedaba estaba bueno, mi estilo no era constante y la verdad no se veía tan bien.

Lo pueden ver en las fotos, los trazos no son fluidos, las letras no son especiales y sólo están en zig zag, unas más arriba y otras más abajo. Y eso que había mirado muchos tutoriales.

Es que hay varios puntos que hacen la diferencia a la hora de hacer brushlettering, este estilo saltarín de cursiva en particular. Y cuando uno ve videos de gente haciéndolo parece muy fácil, pero hay que tener en cuenta algunos detalles.

  • El lettering se hace bien si se hacen los trazos a ritmo regular, pero más bien lento. En general los videos que vemos están acelerados.
  • El lettering no es como la caligrafía, de un sólo trazo continuo desde el inicio al final de la palabra, si no que es muy importante ir levantando el marcador para poder volver a acomodarse y que los trazos queden bien claros. Eso sí, muchas veces se arruina al repasar.
  • La forma de agarrar el marcador es clave. No tan cerca de la punta si no más o menos a los tres cuartos, y de manera apaisada, cerca de la hoja, para poder hacer las diferencias de presión y grosor. Para los zurdos como yo, además es buena idea poner la mano en ángulo de 45° para no manchar lo que vamos dibujando.
  • El diseño de las letras también lo es todo. No se diseñan solas simplemente usando el marcador correcto. Más bien hay que armar nuestro propio alfabeto de letras graciosas, con efectos regulares, donde la constante suele ser la apertura de ángulos y los bucles grandes. Pero alguien que sepa de tipografía lo podrá explicar mejor que yo.

En fin, la técnica y la práctica no sólo van mejorando cada palabra individualmente si no cómo organizar las frases en el espacio, cómo elegir colores, de qué manera se los puede combinar y también mezclar, etc.

ANTES:

Captura de pantalla completa 1762017 111424 p. m..bmp

AHORA:P1000183

Lápiz

Bueno, esto es algo que no es clave pero útil para no frustrarse, y sobre todo para no desperdiciar material y perder tiempo. A veces conviene diseñar la frase antes en lápiz, un lápiz blando, con trazos suaves, y armar las letras con la posibilidad del error.

Esto no sólo ayuda al dibujo si no también que sirve para poder borrar una palabra que no nos termina entrando, y también para darnos tranquilidad. La idea es que después cuando uno agarre el marcador sólo se tenga que ocupar de hacer los trazos, despacito, y no de cómo tiene que ir dibujando cada letra.

A mí me baja la ansiedad porque cuando dibujo las letras a mano alzada, que igual es la mayoría de las veces, lo hago mucho más rápido, en cambio cuando tengo borrador dibujo mucho más lentamente y los trazos, efectivamente, salen mejor.

Esto es especialmente útil para tu bujo, por ejemplo en la carátula del mes, para no hacer lío y andar arrancando hojas, para hacer tarjetas, cuando usamos un papel caro…

ANTES:

Captura de pantalla completa 1762017 111403 p. m..bmp

AHORA:P1000071

Materiales

Esto lo digo muchas veces pero es bastante definitorio. Es verdad que yo al principio no quise gastar mucho porque no sabía si iba a seguir con el hobby. Y creo que hice bien, porque no hace falta gastarse un dineral para disfrutar el camino. Hay quienes que se quieren comprar de todo para recién ahí ver si les gusta el tema. Es como los que se compran toda la ropa del gimnasio y después quizá dejan de ir a las diez días.

Pero más temprano que tarde les recomiendo que se compren un marcador con punta de pincel bien flexible. Hay muchos en Argentina y siempre los nombro, pero para practicar y que nos salga, conviene que no sea de los más duros y finitos, ni de los de punta de pincel con pelitos. Si me preguntás, las opciones entre los que probé (pueden ver el post acá) se reducen a tres: Los Ecoline, los Winsor & Newton, y los Tom bow (estos últimos son nuevos pero ya los verán un montón).

Con todos los demás es difícil practicar cuando uno empieza, sin embargo si ahora quiero hacer lettering con los Crayola no tengo problema, ya tengo la letra definida y la práctica más clara.

También es importante el papel. Un papel satinado, que no absorba. Puede ser incluso muy fino y ser de buena calidad y útil para esto, pero es mejor si tiene un  poquito más de gramaje porque se luce mejor. Con un buen papel el trazo corre mejor y no se absorbe ni se traspasa la tinta. En este post pueden ver mis papeles favoritos para hacer lettering.

Cuando yo empecé, usaba hojas de impresora. Por suerte, porque usaba y tiraba como veinte cada vez que intentaba. Hoy, desperdicio mucho menos papel, así que Greenpeace descansa. Hoy, puedo decir que las letras me salen parecidas en casi cualquier superficie y con muchos materiales distintos, pero para empezar a practicar con el pie derecho y todo lo que hacemos se luzca al cien, conviene hacerse un kit de poquitas cosas, pero buenas.

ANTES:

Captura de pantalla completa 1762017 111328 p. m..bmp

AHORA:100_2029

Inspiración

No sé si esto define mucho porque cada vez paso menos tiempo mirando a gente que hace lettering, pero sí es verdad que no hay que tratar de inspirarse desde la imitación, mucho menos copiando letras de otros. Eso sí, nos puede ayudar a que se nos ocurran frases y formas de dibujarlas, a mejorar el estilo y cuando no sabemos cómo hacer una letra, podemos buscar para ver cómo la hacen otros, y probar la que más se parece al estilo de uno.

Finalmente, ver cosas que hacen otras personas sirve para ver cosas hermosas y la diversidad del talento. Poder ver cómo resuelven una palabra, la unión entre dos letras o qué técnica usan nos da alternativas. Nada de lo que yo hago y les cuento se me ocurrió a mí, siempre vi a otra persona haciéndolo en Instagram o Youtube antes. Y la mayoría de veces, mejor y con materiales más lindos.

Eso a veces puede desalentar, pero se nos pasa cuando agarramos nuestros marcadores y creamos algo lindo, propio y único donde antes no había nada.

ANTES:

Captura de pantalla completa 1762017 111547 p. m..bmp

AHORA:

P1000191

Si quieren ver otros post sobre Lettering, rastreen los de los miércoles. Están todos en la categoría, a la que pueden acceder en la pestaña de la home o haciendo click acá, y les recomiendo este, que si bien es de los primeros post del blog, expliqué bastante bien cómo creo que conviene empezar a practicar.

¿Practican lettering o alguna otra actividad manual artística/creativa?

¿Cómo fueron evolucionando sus creaciones?

Si todavía no hacen lettering, es hora de animarse a dibujar letras bonitas. Si hacen y lo comparten en alguna red social, pueden pasarme sus cuentas así puedo ver también lo que hacen ustedes.

2 comentarios sobre “lettering: antes y ahora

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: