Cómo diseñar tu planner de cero

O cómo hacer para que no odies tu bujo al mirarlo algunos meses después.

100_1792

Tenés tu cuaderno nuevo, lo elegiste con cuidado y cariño: que el tamaño, que la encuadernación, que el tipo de hoja, que la calidad del papel. Y aunque viste mil videos acerca del bullet journal, y millones fotos de hermosos planners, algunos barrocamente decorados y otros tan minimalistas y limpios como esos departamentos de revista, a veces no sabes cómo hacer para encarar una página nueva, y te estresa más cómo diseñarla que el examen final que tenés que anotar en ella.

¿Cómo diseñar un bujo o agenda personal que sea lo suficientemente agradable a la vista para que te motive completarlo, pero que además sea fácil, rápido y posible de mantener en el tiempo? Obvio, porque la idea es que planificar lleve menos tiempo que vivir. Y todo eso sin ser un diseñador gráfico, obvio también.

Una posibilidad es copiar a alguien que fotografíe todo su bujo y lo suba a Instagram, pero claro se pierde gran parte del chiste ya que se parecería menos a vos, y más a los otros. Entonces, cómo programar el propio. Bueno, hay muchas maneras. Yo les voy a contar cómo hago con el mío.

100_1423

Estructura

La foto anterior corresponde al primer bujo del año. Si quieren ver muchas fotos del mismo, de mis colecciones anuales y del mes de enero, pueden visitar este post. Esta doble página es una excelente herramienta para principiantes, la idea la vi en el Instagram de Boho Berry pero originalmente la propuso Tiny ray of Sunshine, aunque no encontré el post, en su último video, Boho Berry habla de eso,

(y aunque este post ya lo tenía escrito, cuando lo vi vine a poner el link porque aparece justamente esta idea, que yo usé a principio de año porque inspirándome en ella, y también muchas otras ideas para armar un nuevo bullet journal si te agarra a mitad de año.)

La idea es hacerse buenas preguntas acerca de qué nos sirve del sistema del bullet journal, o de cualquier otro sistema de planificación, y cómo las podríamos adaptar a nuestra propia vida. Si ya usás el sistema, podés revisar qué cosas te sirven y cuáles no tanto. No tiene que ser una guía definitiva, podés más adelante hacer cambios. Pero cuando comenzás un cuaderno nuevo es buena idea tener una base sólida y para eso da más seguridad hacer borradores o una pequeña guía de estilo, como esta.

Para eso, hay que empezar por el esqueleto. Podés buscar inspiración en Instagram, Pinterest o Youtube. Pero tratá de mirar una página que te llama la atención con otros ojos: no tanto los adornos, no la caligrafía o el tipo de cuaderno, si no si la estructura de planificación es buena idea para vos.

Por ejemplo, una de las estructuras más estables que uso de planificación para mí es la organización del mes. La tomé también de Boho Berry, quien la toma del sistema original pero despliega el día y lo divide en tres partes. Sin embargo, yo le di una vuelta de tuerca: Mientras que ella usa “todo el día”, “AM” y “PM”, yo uso mañana, tarde y noche.

100_1607

Colores

Una forma genial y fácil de que tu planner siempre se vea bien, cerradito, redondo, es elegir uno o dos colores para cada sección o mes. En realidad, si utilizaras sólo negro sería aún más simple, pero como yo no soy profesional necesito un poco de color para hacer divisiones, para dar profundidad, y también quizá te vengan bien algunos códigos de color. Además, a mí me gusta el lettering.

Por eso, además de una buena pluma o bolígrafo que sea muy confiable y te encante, al principio del bujo te sugiero que elijas una paleta de colores. Unos tres o cuatro colores que queden bien juntos. En el primero del año fueron los pasteles, como ven acá abajo. En el segundo, como la tapa es roja y celeste, elegí una paleta otoñal sumándole también los ocres, azules y violetas que creo que armonizan muy bien.

Para elegir los colores, primero optá por tu intuición, los que te gusten, o que el mes que estás diseñando te los evoque, y segundo elegí pensando en las cosas que tengas a mano. Pero si aún así se te dificulta, podés optar por la teoría del color y elegir un color, uno cercano en la rueda y uno opuesto, por ejemplo. O un color en dos versiones distintas, por ejemplo verde claro y verde oscuro, o dos cercanos como azul y violeta. Las posibilidades son infinitas. Pero lo mejor es que elijas uno para las superficies más amplias, para los títulos y bordes, y otro para los detalles.

Esto es muy útil para no perder tiempo pensando cómo organizar cada página, porque la uniformidad relaja la vista y además porque si, como yo, llevás tu cuaderno a todos lados y planificás y diseñás en el trabajo y en mesas de bares, lo mejor va a ser que no tengas que llevarte toda la cajonera de elementos de librería, si no uno o dos marcadores -como mucho-.

100_1583

100_1593

Además, estas decisiones que tomás al respecto del color y el tipo de letra, también podés incluirlas en la guía de diseño que les mostré al principio de este post. Así, cuando estés en duda sobre cómo resolver una colección o nueva página, podés volver ahí.

Esta es sólo una manera fácil de resolver el diseño del bujo a través del color. Pero por supuesto, total libertad creativa y si un día te dan ganas de mezclar más colores, adelante. Lo mismo si la próxima página la querés hacer monocromática. Lo que une el estilo de tu bujo o planner es que es tuyo.

Pero yo me di cuenta que conforme fui evolucionando, sintiéndome más cómoda y segura armando mi bullet journal, iba cambiando algunas cosas y manteniendo otras que hacían mi creación cada vez más propia, más fácil de resolver y más estable en su estilo.

Detalles

El tema de los colores me lleva a este punto. Cada vez que inicio un bujo elijo también alguna manera de hacer los detalles. Uno o dos marcadores que me gusten para hacer lettering y que no traspasen todo el papel, algunas washi tapes.

100_1604

Si es el bujo anual, incluso hago alguna comprita para darme un gusto. Esto, por supuesto no hace falta, pero ¿ven ese borde de flores? Es una washi de tela, y la amo. También encontré por ahí un cortante con forma de hojitas y ya que había flores, me pareció bastante otoñal sumar unas hojitas en los tonos de marzo (azul, celeste y ocre).

Este bujo, el segundo del año, la transición desde el primero y la planificación de marzo se los muestro y explico en detalle en este post.

100_1760100_1755

Flexibilidad

Si encontraste una estructura que te sirve para organizarte, si te gusta y te viene bien, pero se te termina el cuaderno y encontrás uno más pequeño, ¿qué hacés? Adaptarla. En este caso les muestro mi registro futuro de 2017. En el primer bujo, amadísimo, pero que me alcanzó sólo para enero y febrero, hice unos calendarios chiquitos y luego una lista de todos los días del mes.

100_1570

Pero para el segundo, no había lugar para calendario y, la verdad, ni siquiera para el nombre del mes. Así que lo hice en amarillo y en lápiz cosa de poder escribirle encima.

100_1757

Algo parecido me sucedió con el registro mensual, y con el semanal. Los mantuve, pero fui variando la forma en que utilizaba el color, y también los adapté según el espacio del nuevo cuaderno.

En conclusión

Ya sea que hagas bullet journal, happy planner o simplemente te gusta el journaling, si sos de los que le gusta escribir memorias y sensaciones todos los días o más bien te gusta el arte del scrapbook, en fin cualquiera de las variantes de planificación y creación analógica, artesanal, el diseño puede ser una excusa para pasarla bien, inspirarte y crear algo único, o un estrés por la avasallante masa de información de obras increíbles que nos encontramos en las redes sociales.

Te invito y me invito a que optes por el primer camino. Lo que hace único a todo lo que hacés es que lo hacés vos, por eso hagamos cosas bien distintas para que la creación del otro nos enriquezca y no nos inhiba, para que mostrar el bujo sea compartir una forma de vida y un espacio de inspiración y motivación diaria, no un estándar para los demás. Y además, pero no menos importante, para que bulletjournear no nos lleve a ser más consumistas, mirones de lo que tienen los demás, insatisfechos por lo que nos falta, si no por el contrario cada vez más productivos, agradecidos y en paz (bueno, esos son mis humildes objetivos, cada uno tendrá los suyos, ¿no?).

Así que para seguir este camino espero que te sirvan estos tips e ideas, no tanto para que lo hagas parecido a mí -ni que fuera de una originalidad o belleza pasmosas, ¿no?- si no más bien para que puedas planificar fácil y bellamente una vida genial, y me muestres cómo te salió.

¿Planificás tu estilo o vas improvisando?

¿Qué estrategias o detalles utilizás para que tu planner o bujo se vea “lindo”?

Podemos encontrarnos en Instagram, ahí voy subiendo casi todo lo que creo y algunos rincones bellos por los que circulo. Además, así puedo ver sus diarios, planners, agendas, bujos, o lo que sea que hagan para divertirse y crear una vida más bella.

3 comentarios sobre “Cómo diseñar tu planner de cero

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: