Bullet journal para docentes

Hola a todes, qué tal va este domingo precioso. Estoy inspiradísima por las variables climáticas de estos días de temperaturas moderadas, brisas frescas y cielos impecables. Amo usar mangas largas, colores otoñales y maquillaje suave y cálido. Después de unos días de calor imposible justo cuando me estaba mudando, me permito tomarme esto como una señal de bienaventuranza, ahora que ya empiezo a trabajar, cursar y conectar medios de transporte caprichosos.

Desde que conocí el método del bullet journal, supe que era ideal para mi tarea docente, y también para los estudiantes. En las últimas semanas, estuve inmuscuyéndome en las dos experiencias: bullet journal para enseñar, y enseñar bullet journal a estudiantes para que lo usen para estudiar y organizar su vida escolar, pero como me va con los chicos lo voy a contar más adelante, con el experimento más avanzado. Lo mismo con mis propios estudios y su organización.

Esta vez, les voy a contar por qué este mambo es perfecto para maestros y profesores, les voy a mostrar mi bujo docente y de paso compartirles algunas ideas para que ustedes hagan el suyo y lo adapten a su vida estudiantil, laboral, de crianza de niños en edad escolar.

Otro bujo

Soy una fundamentalista de -redundo a propósito- los fundamentos del sistema bullet journal de Ryder Carroll puro y duro. Por eso, quería que en un solo cuaderno entrara todo. El año pasado hacía notas de planificación escolar en mi bujo pero este año quise incluir todo: listas, calificaciones, asistencia, programas, evaluaciones… Obviamente un cuaderno sólo no soportaría registrar toda mi vida y además archivar todo el contenido de un año escolar, tendría que usar una docena.

Por eso, este año que inicié con el bujo a pleno, entendí enseguida que iba a necesitar otro soporte para mis clases. Porque necesitaba hojas más grandes, porque no hacía falta que lo llevara a todos lados, porque es fundamental que dure todo el ciclo lectivo.

100_1793

Para eso compré el mismo cuaderno con el que empecé (el año pasado usé dos), el ABC de Rivadavia, de hojas cuadriculadas (son de muy buena calidad pero absorben mucho las tintas, así que a veces traspasa) y con la tapa amarilla. Elegí el de mayor cantidad de hojas, este tiene 100.

La etiqueta la hice con pintura para pizarra y un marcador Posca pero también se pueden usar tizas, borrar y reutilizar. Si quieren ver cómo, les dejo el post donde muestro un montón de usos del lettering para los útiles escolares.

Analógico, portátil, adaptable

Por qué el bullet journal es ideal para docentes. Por definición, es analógico, y aunque cada vez más docentes cuentan con aplicaciones o sistemas online para cargar y compartir la información de sus alumnos, y para trabajar en equipo con sus colegas, en general la mayoría de nosotros pasamos los datos primero por el papel, que aún reina en el sistema educativo. Por lo menos en mi caso, muchas veces voy con mi notebook al aula, pero no la uso en las clases tradicionales si no para proyectar audiovisuales. No hay herramienta tecnológica que tenga preponderancia a la hora de la organización, si no más bien como recurso didáctico

Así que tener organizadas las clases y todo lo que sé y necesito registrar sobre mis chicos, además de fechas y exámenes, en un cuaderno único que puede quedar en el trabajo, venir a casa o ir a un bar cuando me toca corregir, pareció una solución ideal. Sin cables, sin batería, sin problemas de conexión.

100_1794

Aún así, resta el problema de cómo hacer que el bullet journal sirva para enseñar mejor y organizar el trabajo. Primero, habría que adaptar el sistema a nuestra tarea cotidiana, utilizando los parámetros del trimestre o cuatrimestre, del ciclo lectivo. Hay que llevar la flexibilización al máximo. Segundo, tendríamos que aceptar que las colecciones pasarán a primer plano y tener muchas estructuras organizadas de antemano para que luego volcar la información sea sencillo y rápido, sobre todo cuando estamos en el aula. Tercero, que la organización no nos lleve más tiempo y energía que las clases mismas.

Aunque cuando yo recién comencé sabía que necesitaba una hora de planificación por cada hora de clase, hoy con más experiencia, montones de recursos a mano y métodos de creatividad y producción aceitados ese tiempo fue sensiblemente reducido, también sé que esto de diseñar sistemas de registro y organización de datos no es nuevo para los docentes, y cada maestrito tiene su cuadernito, esto ya lo vienen haciendo los que enseñan desde siempre.

Mi ensayo para el 2017

 

Sin mucha descripción, les voy a mostrar mi bujo docente para el 2017. Es la primera vez que me organizo de antemano, usualmente voy armando planillas a medida que las necesito y las acumulo en folios o apiladas en un cuaderno. Así que esto es un ensayo.

Al principio hay un future log con el calendario escolar y -fundamental- los feriados.

100_1792

Está dividido por cursos. Por un lado, aquellos de los que soy preceptora y por el otro, aquellos de los que soy profesora porque la información clave es ligeramente distinta en cada caso.

En el caso de los que soy preceptora, lo más importante es la mirada integral de cada chico, por eso dejé espacio para observaciones sobre su familia y su historia -que salen de su legajo más lo que voy aprendiendo sobre ellos durante el año- y un lugar para promedio de notas, inasistencias y comportamiento de cada trimestre.

100_1797

Después armé un calendario para anotar las fechas en que registro las libretas y las inasistencias, y para anotar las fechas de otras tareas como reuniones, entrevistas, entrega de boletines. Así las tengo todas juntas cuando tengo dudas, y sobre su contenido me puedo ir a fijar en el libro de actas, en mi bujo principal, etc.

100_1799

100_1801

En el caso de las que soy profesora, al principio está la programación del año, que imprimiré y pegaré tal cual la presento en la institución, un espacio para anotar tema, pasos y recursos de cada en encuentro, y lugar para pegar trabajos prácticos, evaluaciones y convivencias.

100_1802

100_1805

Y otra parte con las listas de los chicos con sus calificaciones, con lugar para inasistencias y observaciones.

100_1803100_1804

Al respecto de esta sección me siento muy ingeniosa porque al recortar una página puedo ver tanto las observaciones como las calificaciones sin tener que volver a copiar la lista, y teniendo mucho espacio.

Mi objetivo es que si tengo una práctica consciente después de muchas pruebas y errores, y además soy constante en el registro, este bujo sirva de vademecum (?) para los años próximos, cuando no recuerde cómo traté un tema o necesite una idea que olvidé. Nunca me repito porque me aburro y porque además cada grupo es único, pero hay contenidos que reaparecen en mis planificaciones y siempre es bueno saber qué hice el año pasado, sobre todo si salió  bien.

Para enseñar y para aprender

El bullet journal es genial para docentes pero también para estudiantes. Y como sé que desde el principio los estudiantes universitarios lo amaron, supe que les podía ser útil a mis chicos de secundaria. Por eso, en las últimas semanas estuve probando la experiencia de explicarles de qué se trataba y proponiéndoles utilizarlo.

De esto les hablaré más adelante, también para ir viendo cómo evoluciona y si funciona, pero entre tanto me parece buena idea pensar que todo este se puede adaptar a cualquier tarea relacionadas con la educación e incluso con el aprendizaje no formal.

Para esto, se me ocurrieron algunas ideas rápidas que pueden servir para que todos puedan hacer el suyo.

  • No copiar el bujo o el sistema de planificación de nadie, es importante adaptarlo totalmente a nuestra tarea y a nuestro modo de organizarnos y de vivir.
  • Analizar bien qué necesitamos registrar, empezando por qué períodos de tiempo son para nosotros unidad de trabajo.
  • Hacer una lista de todos los datos y tipo de información que necesitamos registrar, y ver si algunos de ellos se pueden agrupar en la misma colección (por ejemplo, calificaciones, asistencia y observaciones de alumnos – o temas de estudio y clases).
  • Diseñar borradores de las colecciones, listas, planillas. Utilizar estructuras simples y similares entre sí, que no necesiten instrucciones y se comprendan a un golpe de vista, aprovechando el espacio de la página que elegimos. Como algunas de estas colecciones nos acompañarán todo el año, el borrador es una inversión de tiempo valiosa al inicio del mismo.
  • Dejar lugar al cambio. Si bien necesitamos tener una mirada del año desde su inicio en cuanto a registros muy estrictos, también podemos dejar libertad en aspectos más creativos o potenciables, como las notas de reuniones, que a veces no necesitan una estructura tan rígida, o simplemente para hacer una lluvia de ideas para iniciar las clases cuando tenemos un día inspirado.
  • Además, si planificamos nuestras clases en el bullet journal, podemos probar variantes de estructuras para también desafiarnos a nosotros a planificar distinto y seguramente, generamos clases diferentes para mantenernos activos y motivados y no aburrir(nos). Ejemplo: Si siempre empiezo pensando el tiempo, puedo hacerlo distinto y empezar por las ideas fuerza de la clase, o por el recurso disparador, o por alguna problemática particular del grupo. Esto sirve también para la forma de estudiar. Si cursamos muchas materias distintas, es probable que cada una quiera tener su propio método de estudio y por lo tanto, una forma ligeramente distinta de planificarla.
  • Registrar. Si bien mucho de la planificación docente es sobre el futuro, es cada vez más clave autoevaluarnos sobre la marcha. Pensá que tu bujo tenga espacios para registrar impresiones de lo que venís haciendo y lo que te está pasando, comentarios que recibiste, reacciones que observaste en los chicos, ideas que querés profundizar o temas que querés investigar. En el caso del estudio, aplica también. Qué me sirvió, que textos nos impactaron más, de qué manera me gusta aprender y cómo es más efectivo. Es importante crear el hábito de reflexionar sobre lo hecho, tomar decisiones y seguir adelante. Que esto te sirva para revisar tus prácticas, readaptar el sistema y diseñar tu próximo bujo.

 

Como verán, mi bujo docente es muy colorido y bastante desprolijo. Me divertí diseñándolo relajada porque mi alma es messy, y me gustó dejar este estilo undone muy escolar para este bujo. Tampoco me estresé por las hojas traspasadas de marcador, aunque evaluaré usar otro soporte el año que viene.

Deseo de todo corazón que estas líneas y fotos les sean útiles para adaptar el bujo a la educación pero también a cualquier otra tarea que hagan, ya que me parece muy útil para organizar nuestras vidas laborales o emprendedoras. Y que tengan una semana genial, soleada y llena de gatitos y otras cosas lindas.

¿Qué les parece esta aplicación del bullet journal?

¿En qué otros ámbitos creen que podría aplicarse?

 

 

5 comentarios sobre “Bullet journal para docentes

  1. Me pareció una forma muy original de organizar el Bullet. Creo que así como uno puede elegir decorarlo a su manera, esto se debe aplicar también al uso que se le da a sus distintas secciones 😀
    Ayer comencé el mío, y la verdad disfruté mucho de organizar el año, y los meses por venir.
    En mi caso, estoy pensando en diseñar secciones más orientadas a los exámenes que me toca por rendir hasta Julio que me recibo. Ese mes actúa de quiebre de mi año digamos, porque a partir de entonces la planificación de mis días va a cambiar mucho.
    En lo único en lo que me quedó duda es en la tarea de Migración propiamente dicha.
    Vos la haces diaria, semanal o mensualmente a la revisión de las tareas, eventos y demás que pusiste en el Registro Diario? me refiero a tachar, migrar, etc… ahí me entró la duda.

    Bueno, saludos y seguiré leyéndote!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. En mi bujo clásico, de planificación diaria, la migración la hago todos los días. En este bujo, ya que la planificación es mucho más estática y las tareas más estrictas, supongo que la haré con una revisación semanal.

      Me gusta

  2. Hola! Me encantó como lo separaste, yo tengo todo en un solo cuaderno y me estoy haciendo un lío. Creo que en el receso de invierno voy a separarlos.

    Me gusta

  3. Hola Flor! No puedo creer que en este tiempo de seguir tu blog todavía no me había encontrado con este post. Soy profesora de Inglés pero desde Junio estoy además a cargo de la Secretaría en una escuela secundaria. Estoy aprovechando el receso invernal para “capitalizar” los ensayos y errores de este primer mes y medio y diseñar un sistema de registro que me ayude a organizarme mejor. Los consejos que das me vinieron de diez!! Mil gracias!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s